- Publicidad -
miércoles, mayo 22, 2024
30.1 C
Zulia

La historia de Tocorón: La palabra más buscada en Venezuela, Colombia, México, Brasil, Ecuador y Perú

- Publicidad -

Tocorón era una ciudad. Su líder, el Niño Guerrero, se encargó de crear un emporio detrás de aquella fachada del edificio rojo, todo producto del dinero de extorsiones, secuestros y robos

Hace 41 años, específicamente en 1982, fue construido el Centro Penitenciario de Aragua, ubicada en la población de Tocorón. Su infraestructura era para albergar alrededor de 720 presos de la región central del país.

Lea también: Seis países activan protocolos de seguridad para evitar ingreso del Niño Guerrero

Sin embargo, los excesivos casos y la sobrepoblación dentro de las distintas cárceles llevaron a tomar en cuenta esta prisión para sobrellevar la crisis. Es por ello que para el año 2016 esta cifra excedía los siete mil reos con prisioneros procedentes de diferentes estados, algunos bastante lejanos. Como muchas cárceles venezolanas, el hacinamiento, la falta de servicios básicos y la violencia eran problemas cotidianos.

Se formó el Tren de Aragua

Justamente en 2016 se formó el Tren de Aragua. La banda criminal era liderada por José Gabriel Álvarez Rojas, alias el Chino Pedrera, pero tras su asesinato ese mismo año, pasó a estar bajo control del Niño Guerrero.

Esto coincidió con la consolidación del fenómeno de los pranes, haciendo que Guerrero pronto se posicionara como la máxima autoridad no sólo entre los presos, sino dentro de la cárcel y sus alrededores.

Bajo su dominio, como si de una administración gubernamental se tratara, se realizaron una serie de obras y construcciones dentro del penal, financiados con el dinero de sus actividades ilícitas. De igual forma el penal pasó a contar con acceso de teléfonos e internet, así como la entrada de armamento y drogas, con una aparente inacción de los directivos y custodios.

Tocorón era una ciudad

Una de las construcciones más llamativas dentro de la cárcel de Tocorón fue su cancha de béisbol. En 2021, una investigación periodística de la Alianza Rebelde Investiga (ARI) reveló la existencia de la instalación deportiva a través de imágenes satelitales de Google Maps.

Aunque existía desde hacía años como una cancha de softbol, funcionarios de Tocorón, bajo condición de anonimato, confirmaron a la ARI que el espacio fue recuperado por los mismos delincuentes, quienes incluso organizaban torneos allí. Con grama en buen estado, gradas, vallas metálicas y un sistema de iluminación, un pendón deja claro el nombre del estadio: Tren de Aragua.

En el año 2015 el penal también había causado controversia al comprobarse la existencia de un complejo de piscinas en su interior. A esto también se sumó un parque infantil donde el 11 de diciembre de 2022 murió un niño de un año de edad bajo circunstancias que nunca se esclarecieron. De acuerdo con la versión policial, Karelys Arcila, de 27 años de edad, decidió aprovechar una visita a su pareja, Enrique Soto Colmenares, para celebrar el cumpleaños del niño en ese parque.

Arcila dejó por un momento a su hijo con Soto, quien no era su padre, mientras salía a comprar golosinas. Al regresar, encontró a su hijo inconsciente y con un golpe en la cabeza, aparentemente provocado por el detenido.

El niño murió camino al centro de salud más cercano, mientras Soto fue linchado y asesinado por el resto de los reos pocas horas después. Los presos también demandaron acabar con la vida de la madre, quien fue detenida y condenada a 19 años de cárcel en el área femenina de Tocorón. No obstante, actualmente no hay reportes de que su integridad esté en riesgo.

El Niño Guerrero lideraba toda la zona

Desde que el Niño Guerrero tomó las riendas del penal en 2016 hasta su desalojo el pasado 20 de septiembre, el poder dentro del recinto penitenciario lo ejercía solo él.

Desde 2016, el líder del Tren de Aragua ha sido el pran de la cárcel y la cual convirtió en la base de operaciones del grupo criminal, desde donde se ordenaban secuestros, extorsiones, asesinatos y se realizaban estafas telefónicas. 

También se convirtió en el centro de poder de toda la zona. La ley en San Vicente era la autoridad del pran y sus terratenientes, quienes no sólo imponían toques de queda o sometían a su población, sino que también asumieron funciones del gobierno local como garantizar la seguridad o ayudar a las familias de bajos recursos. Incluso Tocorón se volvió para los habitantes un núcleo comercial y de entretenimiento en momentos de desabastecimiento. 

Noticia al Día con información de El Diario. com

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas
más

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -
- Publicidad -