Viernes 19 de julio de 2024
Al Dia

Viejo Matapalo, no te vais a morir vos

"Me da cinco empanadas" le decía un cliente al vendedor del icónico puesto ‘El Matapalo’ mientras detrás de él había…

Viejo Matapalo, no te vais a morir vos
Facebook Twitter Whatsapp Telegram

"Me da cinco empanadas" le decía un cliente al vendedor del icónico puesto ‘El Matapalo’ mientras detrás de él había una cola de personas esperando por ser atendidos y carros de cada rincón de Maracaibo, para comprar las sabrosas empanadas que vendían en la histórica avenida Padilla.

Sin embargo, las empanadas ‘El Matapalo’ iniciaron de una forma muy interesante, ya que antes de ser un puesto de comida era una casa de familia, como cualquier otra, ni esperanza de convertirse en un negocio que fuese a tener éxito.

Robinson Salas, dueño del negocio, desde muy joven vendía un sin fin de cosas, sin embargo, lo que vendiera no tenía receptividad, nada pegaba, era como si todo estuviera en su contra.

"Ahí nada pegaba, lo que pusieran a la venta, no se daba", expresó Karelis Zabala, de 71 años, y quien desde que nació ha vivido al lado del famoso puesto de comida que en la actualidad solo quedan los recuerdos y la historia de aquel éxito.

La preocupación de la familia Salas aumentaba y en ese momento fue cuando la señora Lilia decidió emprender en la vendimia de empanadas, fue lo único que pegó.

"La señora Lilia tenía unas manos maravillosas y fue cuando empezaron a vender empanadas. Fue lo único que pegó", agregó Zabala con mucha seguridad, ya que presenció todo el éxito de la familia Sala.

Según el testimonio de la señora Zabala, la calle se rebosaba de carros de cada rincón de la ciudad, por lo buena que eran y lo barata, estas costaban medio rial.

"A pesar de que el lugar no era tan bonito, las colas eran largas, venían personas de todas partes a comprar ahí. Eran sabrosas, decían los clientes", afirmó.

Su nombre peculiar es porque en el frente de la casa había una mata que se llamaba "Matapalos", desde entonces los marabinos lo conocen así y hasta el sol de hoy aún es punto de referencia.

El famoso lugar fue cerrado hace 20 años, ¿El motivo? La pareja se separó y cada quien agarró su camino, se conoce que el señor Robinso falleció algunos años y sobre la señora, más nunca se supo de ella, según contó la vecina.

El negocio fue vendido y han intentado vender cepillados, helados y comida, pero nada se ha dado.

"Después de ‘El Matapalo’ no ha pegado más nada", acentuó la señora.

Lee también: El cepillao: La "salvación" de los maracuchos para "matar" la sed y el calor

Noticia al Día

Noticias Relacionadas