Machiques con sazón de LEÑA tras seis meses sin recibir bombonas

Machiques con sazón de LEÑA tras seis meses sin recibir las costosas bombonas de gas

Machiques con sazón de LEÑA tras seis meses sin recibir bombonas

Foto: Karelis Hernández

A fogón y leña, así cocinan los habitantes del municipio Machiques de Perijá en el estado Zulia, quienes han tenido que recurrir a otras alternativas, por demás antiguas, para poder preparar sus alimentos, ante las graves distorsiones en los servicios públicos básicos, que se acentúan en la región fronteriza.

El indispensable suministro de gas doméstico es una historia del pasado para este municipio de la subregión Perijá. Más de seis meses tienen sin recibir el servicio de gas por bombonas, así lo advierten los residentes de esta zona, que sienten un claro retroceso y deterioro  en su calidad de vida.

Ante la contingencia, siempre hay quien se aproveche de las circunstancias, y la venta de gas en bombonas no escapa de esta realidad, los precios de llenado de cilindros de 43 kilos, en el mercado informal, oscilan entre los 400 y 500 mil bolívares en efectivo,  lo que en las circunstancias económicas actuales plantea mayores complicaciones y para la mayoría resulta inalcanzable, puesto que a diario, la verdadera lucha es tener que cocinar y poder llevar un plato de comida a la mesa.

Esta situación da oportunidad a que surjan nuevos ingresos económicos para los jóvenes de la zona, quienes se dedican a buscar madera, troncos, para ser usados como leña o material de combustión para encender la fogata. Obligados a comprar leña, buscarla cerca de sus casas y a almacenarla “por si acaso llueve”.

El “trajín” es agotador y casi a diario se hace necesaria la búsqueda de la misma. Zoraida Palencia se dispone a preparar el almuerzo para su familia, en el fogón improvisado que afirma que lleva más de seis meses utilizando.  El ama de casa que antes vendía tortas y postres, se ha visto forzada a depender de otros miembros de la familia para obtener ingresos, ante la imposibilidad de continuar con este emprendimiento que le deja satisfacciones y que hacía desde la comodidad de su hogar.

Lea también: “Dolarización” anárquica: Zulianos que pagan con divisas hacen maromas para redondear la cuenta

Una bombona pequeña de 13 kilos se ha quedado “agarrando telarañas” en el patio trasero de la casa de Elva Altuve, una costurera que con ayuda de bloques, un tonel viejo y el ring oxidado de un carro ha improvisado dos fogones para poder cocinar.

 

 

Foto: Karelis Hernández

 

“Me lloran los ojos por el humo, mi casa se pone hedionda, pero qué más podemos hacer”, afirma indignada.

Dependientes del racionamiento

Para otros la solución ha sido comprar cocinillas eléctricas, lo cual es una desventaja en los momentos en los que hay racionamiento eléctrico. “Tengo que salir corriendo del trabajo a cocinar algo sencillo y rápido para el almuerzo porque a las dos se va la luz”, expresó con angustia Belkis Cadenas comerciante del municipio.

 

 

 

Foto: Karelis Hernández

 

Se hace necesario para estas personas depender del servicio eléctrico para poder preparar sus alimentos, y en ocasiones cuando el servicio es retirado de manera inesperada los mismos pueden quedar a medio hacer.

Origen de la problemática

Paradójicamente los ciudadanos del estado con las mayores reservas de petróleo en el país, son los que más sienten las fallas en la producción, refinamiento y posterior distribución del gas licuado para uso doméstico.

El presidente de la Cámara Petrolera, Capítulo Zulia, César Parra, manifestó su preocupación por la baja producción petrolera y de yacimientos de gas en el país, ya que esto,  podría afectar la reactivación de las plantas termoeléctricas, dejando a la región bajo total dependencia del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) generado por el Guri.

En este sentido, el presidente destacó que el circuito de refinación está en peor estado que el de la producción petrolera. «Nosotros tenemos las refinerías Amuay, El Palito, El Cardón y Puerto La Cruz, de todas cuatro, solo está produciendo Amuay y está produciendo de manera parcial».

Además indicó que en el oriente se queman diariamente al menos 1.800 millones de pie cúbicos de gas, y es en la  Costa Oriental del Lago (COL), por ejemplo, en Cabimas, donde se pueden observar la utilización de “mechurrios” para quemar el gas que se está produciendo a través de la explotación de los pozos. Aseguró que no hay un proyecto que haga la recolección de ese gas, monte la planta para tratarlo y lo pueda vender, porque no es negocio. «Mientras quieran que el gas sea regalado y no se cobre lo que se debe cobrar, ¿quién va a meterle mano a esa infraestructura?.

Pero eso es tema de otro costal, mientras tantos los residentes del municipio machiquense tienen la esperanza que las autoridades regionales, tengan conciencia de su terrible situación y establezcan planes de contingencia para llevarles el gas de bombona a esta zona.

 

Karelis Hernández / Pasante

Noticia al Día