- Publicidad -
miércoles, mayo 29, 2024
25.8 C
Zulia

Luisa de Ferrer con 100 años: Primera mujer que trabajó como Por Puesto, pega baldosas, pisos, arregla tuberías, cose y pinta casas

- Publicidad -

-Nació en La Cañada, tierra del “Brillante” Rafael Urdaneta, un municipio de gente trabajadora, luchadora, vigorosa, aguerrida, que ha quedado demostrado con una dama que también nació en esta productiva región y un día decidió junto a su esposo, el carpintero Carlos Ferrer, mudarse a Maracaibo en donde demostró sus habilidades desde chofer de transporte público, albañil, pescadora hasta pegar baldosas, reparar los pisos y coser la ropa a sus nietos y bisnietos.

La señora Luisa Ferrer con sus hijas. Foto: Cortesía

Lee también: En el Lido nació el Tumbarrancho

La señora Lusa con su primer carro con el que trabajó en Por Puesto. Foto: Cortesía

La tratamos de ubicar en su residencia de Maracaibo para conocer el trabajo de tantos años y por un buen rato sus hijas nos describieron a la mujer que a sus 100 años muestra alegría, optimismo, espíritu de trabajo, con una ensoñación hacia lo tradicional. Doña Luisa Rebeca de Ferrer no se encontraba en su casa porque un pequeño tropiezo hizo que la llevaran a la emergencia ese día, pero sin mayor complicaciones.

La señora Luisa es buena cocinera. Foto: Cortesía

Con 100 años cumplidos recientemente y una lucidez envidiable, Luisa Rebeca cuenta a sus hijos como aprendió varios oficios, de los cuales algunos le enseñó su esposo ya fallecido, incluyendo plomería en residencias, colocar baldosas, pisos de cemento, paredes de bloque, detalles de electricidad y hacer transporte en Por Puesto, siendo la primera mujer en Maracaibo que se dedicó a dicha actividad.

Una de las tantas actividades preferida de la señora Luisa es pintar. Foto: Cortesía

Nació en el municipio La Cañada, pero desde muy joven se vino a Maracaibo a trabajar en el transporte de pasajeros y en otras actividades que hasta hace poco realiza para orgullo e inspiración de su familia. Tiene 8 hijos, 23 nietos, 51 bisnietos y 7 tataranietos.

Su título de conducir firmado por el gobernador de la época. Foto: Cortesía

Sus hijas cuentan que su progenitora hizo de padre y madre para levantar sus ocho hijos y que nunca puso objeción ni reparo alguno para hacer actividades que estuvieran muy identificadas con las de hombre. Su temple y energía aún la sostiene por sí sola y se desplaza por su casa para arreglar cualquier daño que haya.

Uno de sus pasatiempos es chatear con sus familiares. Foto: Cortesía

Manejó en el transporte público

Entre las actividades a las que se ha dedicado y una de las primeras que realizó está el transporte público. Aún conserva su título de chofer (se llamaba así) que expedía la gobernación del Estado y le permitió cumplir como choferesa en vehículos Por Puesto, uno de los primeros trabajos que realizó pero no tuvo mucho tiempo.

Con un imitador de Mariachi en uno de sus agasajos. Foto: Cortesía

De ahí en adelante realizaba trabajos de costura que incluía juegos de baño que vendía en el mercado principal y paralelamente ayudaba a su padre en trabajos de carpintería.

Una salud envidiable

En la celebración de sus 100 años la señora Luisa compartió con amigos y familiares en un sitio público y cantó rancheras con imitadores de mariachi, bailó y tomó vino. “Ella come bien, va al baño sola, nada le cae mal, es muy sana, no la han operado de ningún órgano, solo de una rodilla”, dijeron sus hijas cuando le consultamos su estado de salud.

En una de sus jornadas , echando paladas de cemento. Foto: Cortesía

De vez en cuando la llevan al bingo y juega. No usa lentes y en la casa con sus familia juega dominó y con sus nietos hace trabajos en la computadora.

Jugando una partida de dominó para el descanso. Foto: Cortesía

Ejemplo de constancia

Esta dama maracucha es el claro ejemplo de que con constancia, paciencia y dedicación todo es posible. Realiza trabajos que le apasionan y los que hasta hace poco se niega abandonar. Su familia dice que ella les aconseja a sus descendientes que con la edad creen que están fuera del mercado laboral, que sepan que no es así. “La edad es solo un número, las cualidades de la persona son las que deben estar por delante”, les dice a cada momento.

Otro de los oficios de la señora Luisa. Foto: Cortesía

El secreto de esta mujer centenaria tiene maravillados a sus vecinos no sólo por su longevidad, sino por la intensa actividad que todavía es capaz de desplegar tras 100 años trabajando a parte de que es muy activa en otros campos y no renuncia a salir a cenar fuera con sus hijos. Asegura que “mantenerse ocupada e ir de un lado para otro” son un buen complemento para su edad.

“Mantenerse ocupado hace que uno no piense en dolores, molestias y años”.

Noticia al Día

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas
más

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -
- Publicidad -