- Publicidad -
lunes, mayo 27, 2024
27.6 C
Zulia

José “Cheo” Silva: Ya son 69 años y la gaita de Barrio Obrero no ha muerto ni morirá

- Publicidad -

En 1989 se creó el municipio autónomo de Cabimas, iniciandose ahí una nueva era política y social, como parte del Zulia con mucha historia, riquezas, personajes, amantes de la gaita, con ciudadanos amables y emprendedores que lo dan todo por su tierra. Hablamos de Cabimas la “Cenicienta”, como dice en su verso la gaita del Barrio Obrero que quedó inmortaliza en esa ciudad pujante,que compuso Bernardo Bracho y que es una interpretación obligada en todas sus presentaciones.

El conjunto gaitero más tradicional del Zulia, como se le conoce hoy en día, es la propuesta más representativa y pura que existe en el plano musical nacional de nuestro ritmo.

Un 12 de octubre de 1955 nació identificando al zuliano. Está cumpliendo 69 años de haber sonado sus furros y tambores, siendo la máxima expresión de nuestro ritmo que ha logrado traspasar las fronteras con un gran reconocimiento, conformando incluso un “grupo internacional” en tierras lejanas, con integrantes de la agrupación que han abandonado el país y llevan el ritmo tradicional a otras regiones.

Fundado en Campo Obrero, que posteriormente se denominaría Barrio Obrero, un grupo de jóvenes, por iniciativa de los hermanos Héctor y Alberto Silva Narváez tomó la decisión de formar un conjunto de gaitas después de presenciar una parranda gaitera en la casa del señor Ernesto Prieto en Puerto Escondido, un pueblo costanero aledaño a Cabimas.

Desde sus inicios se ha destacado por defender el uso de instrumentos tradicionales en la gaita: furros, cuatros, tamboras, maracas, charrascas, voces de hombres y mujeres, por lo que su sonido es diferente a los de otros grupos del mismo género.

“Yo estoy seguro que Barrio Obrero se mantendrá hasta el final de la vida como conjunto tradicional”, dijo Cheo Silva, director general de la agrupación, a Noticia al Día, que estuvo de visita en la casa donde nació la agrupación.

Nos mostró una especie de museo con los primeros instrumentos utilizados para la interpretación de nuestro ritmo, una cantidad de premios recibidos, reconocimientos, fotografías de los integrantes ya fallecidos, destacados músicos y hasta los desactualizados equipos de sonido y micrófonos utilizados en sus primeras presentaciones.

“Todo esto es historia, amigo”, nos dijo, “y te indica que nuestra gaita tradicional no ha muerto ni morirá”

Este ritmo es sin fines de lucro, no fue para enriquecer a nadie, “hemos sido una familia muy unida que nos hicimos gaiteros con la idea de mantener de por vida la agrupación”, dijo Silva al momento de recordar el fallecimiento de Héctor Silva, quien fue el fundador, y de Alberto Silva, el director general de siempre.

“Alejando Silva, hijo de Héctor, se fue a EEUU y en este momento yo llevo las riendas del grupo desde hace tres años. Cuando nos iniciamos no éramos gaiteros, nos hicimos gaiteros”, agregó Silva.

La gaita es de furro

Para Cheo Silva la gaita es de furro y se llama así, gaita de furro, no gaita de piano, de bajo, de conga, ni de timbales, porque con ello lo único que han conseguido es deformarla.

“Yo vi cuando el ritmo se tocaba con la tamborita en el suelo, lo presencié en Maracaibo y de eso hace unas seis décadas y Barrio Obrero grabó con esa tambora pequeña que la tocaba Pedro Delgado, y no se debe deformar el ritmo sino hacerlo más bonito. Hoy en día solo tocan por el dinero”, refirió.

Gracias al pueblo zuliano

“Más de seis décadas han transcurrido y el sentir de Barrio Obrero ha sido el mismo y eso se debe al pueblo zuliano y en especial al de Cabimas, que siempre nos ha apoyado y defendido”, destacó.

“En cada presentación que acudimos, sobre todo los fines de año, cuando nombran al Barrio Obrero se cae a aplausos la concentración y es digno de reconocer lo que el zuliano siente por lo suyo y es cuando nosotros se lo compensamos con lo nuestro, con lo autóctono”, resalta.

El año pasado el conjunto Barrio Obrero de Cabimas se dio cita por primera vez en EEUU, en una noche mágica plagada de sus mejores éxitos, junto al reconocido humorista Roy Diaz como invitado especial. para recibir sus Mara de Oro de Diamante, donde fue aplaudido y recogió los más grandes elogios de artistas nacionales e internacionales. “Cuando el Barrio Obrero canta, la gaita es infinita como el vuelo de un pájaro”, fue el eslogan de ese momento.

Noticia al Día / Fotos: Will Marval

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Relacionadas
más

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -
- Publicidad -