Gracias a las REMESAS venezolanos podrán meter los pies debajo de la mesa

Gracias a las REMESAS, venezolanos podrán meter los pies debajo de la mesa este 31D

Para nadie es un secreto que la salvación para muchos en esta Navidad y Fin de Año han sido las llamadas «remesas» o ayudas económicas enviadas desde el extranjero por familiares  a quienes  se encuentran en cada rincón de nuestro país.

En Venezuela se sobrevive a la hiperinflación que azota a la economía nacional, gracias a las divisas o monedas extranjeras que son enviadas desde afuera, por familiares inmigrantes logrando sopesar la fuerte crisis.

Muchos aseguran que si no es por la «remesa» hoy por hoy no tuvieran un bocado de comida en sus mesas ya que los altos costos de los productos de primera necesidad  cada día los hacen más inalcanzables.

Madeline Palma informó que gracias a las remesas, su familia no ha padecido de hambre. «Si mi hija no hubiera migrado a Ecuador, no tendríamos comida en nuestra mesa ni los estrenos para fin de año. Este año comeré mejor gracias a las remesas que recibo. Es duro que no esté con nosotros pero gracias a Dios  y a ella haremos nuestra tradicional cena y brindis para recibir el 2020 «.

"Este fin de año comeré mejor gracias a las remesas que recibo"

 

Emilio  Boscán aseguró que pudo comprar lo necesario para preparar la cena de este 31 de diciembre, gracias a los churupitos que le envió su hijo desde Perú. «No estuve de acuerdo que se fuera de Venezuela al principio, pero ahora entendí que fue lo mejor para todos porque sino hubiese sido por él  nos hubiéramos muerto de hambre» .

"Este fin de año comeré mejor gracias a las remesas que recibo"

Scarlet Viloria, explicó que en su casa lograron hacer las hallacas, el pan de jamón y el ponche crema porque su hermano envió el dinero desde Chile. «Creo que en casa no habríamos cenado en Noche Buena y Navidad sino hubiera sido por mi hermano que le transfirió a mi mamá el dinero. Para este 31-D también tendremos comida gracias a la remesa que recibimos desde otro país porque lo que se gana aquí no alcanza para nada».

"Este fin de año comeré mejor gracias a las remesas que recibo"