Jóvenes excesivamente drogados habrían cometido el triple asesinato

Buscan al “Héctor” por el asesinato de la abuela y sus dos nietos: Robaron una «canaimita» y un celular

No conforme con asesinarlos brutalmente escribieron este grafito en la pared del apartamento

Drogadictos en una orgía de sangre y perversidad cree el CICPC sean los criminales

Una pareja de adolescente desde el pasado mes de mayo había ganado la confianza de  Said Carlos David Acosta Piñero (17), el nieto menor de Fidia Inés Espina Díaz (70), propietaria del apartamento 05-08 del conjunto residencial Las Delicias, donde también habitaba su otra nieta gemela, Davianna Lourdes Acosta Piñero (26), hermana de Said.

Los nuevos amigos del adolescente, un joven de unos 18 años, de quien sólo se sabe lo apodan “El Héctor” y su pareja, al parecer menor de edad y quien se dedica a vender café en el centro de Maracaibo,  penetraron el círculo familiar y de vez en cuando la abuela les permitía pernoctar allí. Hoy son señalados como los principales sospechosos de asesinar a Fidia y sus dos nietos entre la madrugada y la mañana de ayer domingo.

El espantoso triple homicidio fue cometido con salvajismo y se presume que sus ejecutores estaban excesivamente drogados. Al parecer al primero que le quitaron la vida fue a Said. Unas cuatro puñaladas había recibido en diferentes partes de su cuerpo. Luego mataron a su hermana Davianna con similar cantidad de heridas y finalmente a la abuela, con quien más se ensañaron, dándole cerca de diez puñaladas y cortándole la oreja izquierda.

En la gráfica, en primer plano la hermana gemela de Davianna y detrás su madre

Luego de cometer la triple matanza en la sala del apartamento alojado en el octavo piso, arroparon los cadáveres, se llevaron una computadora Canaimita, propiedad de Said Carlos y un teléfono celular. Como si nada hubiera sucedido, tomaron las llaves, cerraron las rejas y huyeron.

Según testigos, la única hija de Fidia, madre de Said y Davianna, llegó al apartamento a eso de las diez de la mañana del domingo y al medio asomarse, observó los cadáveres. En medio de gritos, vecinos de ese conjunto residencial salieron para ver que sucedía. Observaron como la hija de Fidia trataba de abrir la puerta pero esta estaba cerrada con llave. Tuvieron que romper la reja para entrar. Minutos después el lugar se llenó de curiosos y de funcionarios policiales. Fueron detectives de homicidios del CICPC quienes evaluaron la escena del crimen. Hallaron un total desorden en el interior del apartamento.

Esta mañana familiares de las víctimas llegaron hasta la morgue forense de la ciudad donde fueron llevados los cuerpos. La madre de los hermanos muertos dijo que sólo en una oportunidad vio a la pareja en tanto su hija gemela, reveló que al joven que se hizo amigo de Said, lo conoce como Héctor y él, junto a su pareja, comenzaron a frecuentar a sus parientes desde mayo.

Otro familiar de los Acosta Piñero dijo que se aprovecharon de la confianza que Said le dio a la pareja, y a través de estos, un grupo de jóvenes consumidores de droga y mal vivientes, se fueron acercando al entorno de esa familia. Asegura que entre estos se encuentran los asesinos.

Un selecto grupo de la base de homicidios del CICPC-Zulia esta tras los pasos de “Héctor” y sus compinches. Se espera que en las próximas horas los detectives esclarezcan el caso.

Los deudos de Fidia y sus dos nietos se consiguieron con un nuevo problema….buscar los recursos para darle sepultura. Asomaron la posibilidad de sepultarlos en un cementerio en Isla de Toas ante los exagerados costos de los entierros.

Exigieron a las autoridades del CICPC darle captura lo antes posibles de los asesinos antes de que huyan del país.

El apartamento con la reja negra fue donde ocurrió la triple matanza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rastros del crimen en el interior del apartamento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las habitaciones del apartamento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticia al Día

Fotos: David Moreno