Alerta: Bacillus cereus un enemigo para nuestros alimentos

Alerta: Bacillus cereus un enemigo para nuestros alimentos

Bacillus cereus es una bacteria con capacidad de formar esporas, distribuida de forma amplia, que necesita oxígeno para vivir y que puede provocar una toxiinfección al consumidor. Todos debemos ser muy cuidadosos pues esta bacteria se hace presente en gran cantidad de los alimentos que día a día consumimos  hortalizas, fruta, leche, especies etc.

Pero hay que indicar también lo positivo y es  que esta bacteria alcanza niveles muy bajos y es muy raro que provoque enfermedad a quien los consume, esta bacteria puede crecer a distintas temperaturas a continuación  explicaremos eso: Algunos tipos crecen a una temperatura de 4ºC (psicrotrofas) y no sobreviven a 40ºC, mientras que otros viven entre 7ºC y 55ºC

La bacteria produce la toxina al final de su fase de crecimiento y, al ser resistente al calor, es posible que se detecte en alimentos que ya se han sometido a tratamiento térmico. Este proceso elimina la bacteria, pero no siempre la toxina, que puede permanecer en el alimento de forma fácil. Las infecciones por Bacillus cereus son muy poco  frecuentes . Durante el periodo 2004-2007, los brotes representaron menos del 1%, según datos del Centro Nacional de Epidemiología (CNE).

Pesar de ser poco frecuente los consumidores debemos exigir a los establecimientos que venden alimentos de todo tipo que cumplan con las condiciones mínimas de refrigerado e higiene, algunos de los alimentos a los que se les debe prestar especial atención son la pasta y el arroz

Algunos de los aspectos fundamentales para prevenir la formación de la bacteria o sus toxinas en los alimentos que salen de la industria son los siguientes:

  • Refrigerar de forma rápida los alimentos cocinados. El tamaño determina el modo de asegurar un correcto enfriamiento.
  • Conservar y manipular por debajo de 7ºC la materia prima, la semielaborada y los alimentos elaborados.
  • Disminuir el pH y la actividad de agua del alimento elaborado, ya que de esta manera se limita el crecimiento de la bacteria, que no crece a pH inferior a 5 ni a una actividad de agua inferior a 0,93.

  • Es fundamental la limpieza de los equipos utilizados para disminuir el riesgo de contaminación.
  • Evitar un almacenamiento prolongado de la materia prima y los productos ya elaborados. Es necesario realizar rotaciones para evitarlo. En general no es una bacteria tan peligrosa y que represente un gran riesgo para la vida humana, pero es  importante tener conciencia de su existencia dentro de lo que es al familia bacteriana en general

Noticia al Día/ Vania Vásquez