Hermana Francisca: Tras los pasos de la santidad (I)

Hermana Francisca: Tras los pasos de la santidad (I)

Francisca

Foto: Cortesía /@MisericordiaAC

Su vida fue ejemplo de virtudes cristianas, de sencillez, desprendimiento y entrega por los enfermos, los pobres y por todo aquel que precisara auxilio para sanar los males del alma, el cuerpo y el espíritu. En Maracaibo dejó sembrada su buena semilla

 

El 30 de diciembre de 2014 se marchó del mundo terrenal, dejando una obra a favor de los “pequeños y necesitados” que no se ha detenido. La hermana Francisca de los Ángeles sembró una buena semilla en la Casa de la Misericordia, en la ciudad de Maracaibo, donde la congregación de las Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen brinda alimento material y espiritual a quienes lo precisan.

Ana Josefa Tobón Arbeláez era su nombre y nació en Carmen de Viboral, en Colombia, el 16 de noviembre de 1916. Hoy, su menudo cuerpo reposa en el Cementerio San José, en la antigua capilla del camposanto, la cual fue acondicionada gracias a los generosos aportes de quienes admiraron sus virtudes religiosas y humanas.

 

Francisca

Foto: F. Reyes / NAD

 

Todo aquel que conoció su labor recuerda que, desde que Francisca de los Ángeles llegó a tierras zulianas en 1975, entregó su vida a ayudar a los más necesitados y a orar por la sanidad de los enfermos. “Para todos tenía una palabra, un consuelo”, coinciden en afirmar muchos de los que la vieron entregarse en cuerpo y alma a su labor religiosa y humanitaria.

Su devoción resultaba admirable y no dejaba de incentivarla. Su consejo de rezar tres avemarías al despertarse, al dormir y no faltar a la misa, era norma para todo aquel que precisaba de su consejo. «Si oramos más, sufrimos menos», decía.

 

Foto: F. Reyes / NAD

 

En 1991 fundó la Casa de la Misericordia, un oasis de paz donde todos han sido bienvenidos: desde los más humildes hasta destacados líderes sociales, dirigentes políticos y otras figuras públicas, tanto venezolanos como extranjeros, quienes se acercaron a la religiosa buscando una palabra de consuelo y orientación, refiere el portal cristiano Aleteia.

Se conoció su cercanía con el líder político Henrique Capriles, el actual gobernador Manuel Rosales y su esposa Eveling, Chiquinquirá Delgado, entre otras personalidades, aunque una de sus más fervientes seguidoras fue la cantante boricua Olga Tañón, quien en más de una ocasión acudió a la madre Francisca, procurando oración por la salud de su hija Gabriela y consejo espiritual.

 

Francisca

Foto: Agencias

 

“Tengo una mezcla de mucha alegría por todo lo que nos diste a todos los que te conocimos, a los pobres de vida y a los de corazón. Tu pasada por la tierra estuvo llena de enseñanzas. Nos reafirmaste nuestra fe en nuestro Jesús de la Misericordia y su amada Madre María en su inmenso amor para con todos nosotros”, escribió en redes sociales Olga Tañón, cuando se conoció del fallecimiento, ocurrido aquel diciembre de emociones encontradas. 

Entre quienes acudieron a la Basílica de nuestra Señora de la Chiquinquirá para rendir honores póstumos a la religiosa, según recoge Aleteia, estaba Aura Robles, quien elogió el ejemplo de vida cristiana que caracterizó a Francisca de los Ángeles. “La hermana es una santa y los zulianos le vamos a estar eternamente agradecidos por todo el amor que nos brindó».

En medio del dolor expresado en aquel diciembre de 2014 se dejaba escuchar de manera reiterada: “¡Ha fallecido una santa!”.

La certeza de dicha afirmación fue consultada por los medios al entonces arzobispo de Maracaibo, Monseñor Ubaldo Santana, quien definió a la Hermana Francisca como “uno de los hermosos pilares de la vida consagrada en la Arquidiócesis de Maracaibo y modelo de la vida religiosa actual”.

También el prelado precisó que la posible apertura de una causa ante El Vaticano implicaba el cumplimiento de unos lapsos. “Cinco años han de pasar antes de iniciar la causa de canonización de alguna persona que se considere haya muerto con fama de santidad”, explicó.

 

La hermana Nairuth Sánchez, actual directora de la Casa de la Misericordia y la hermana Carmen Celia Lara, forman parte del equipo que tiene como misión proseguir la labor de la madre Francisca de los Ángeles – Foto: José López / NAD

 

La hermana Carmen Celia Lara, quien la conoció y trabajó a su lado, habla de la sencillez, el espíritu de oración, fervor religioso, devoción, la fortaleza espiritual para liberar “en el Nombre de Jesús”, a quienes llegaban agobiados por ataques del maligno; también el compañerismo y el amor por el prójimo, que fueron estandartes en la vida de Francisca.

Han transcurrido siete años desde la partida física de Francisca de los Ángeles y la obra de la Casa de la Misericordia se mantiene en pie, hoy bajo la dirección de la hermana Nairuth Sánchez. A diario reciben a todo el que procura auxilio o sustento, para el cuerpo, la mente y el espíritu. En cada rincón del lugar está presente el legado de quien lo soñó y lo logró, con la ayuda de Dios.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

F. Reyes

Noticia al Día