Gobernador de Sao Paulo dice que Brasil precisa “pasar la página” de Rousseff

Gobernador de Sao Paulo dice que Brasil precisa “pasar la página” de Rousseff

Geraldo Alckmin, gobernador del estado de Sao Paulo

Geraldo Alckmin, gobernador del estado de Sao Paulo

El gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, afirmó que Brasil precisa “pasar la página” del Gobierno de Dilma Rousseff, en abierto apoyo a las multitudinarias protestas que hoy exigen la destitución de la mandataria.

“Precisamos pasar esta página. Precisamos una solución rápida para superar la crisis y retomar el crecimiento”, dijo Alckmin a periodistas antes de dirigirse a la céntrica avenida Paulista, donde cientos de miles de personas manifestaban su apoyo al juicio político que la oposición promueve en el Congreso contra Rousseff.

Alckmin, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), confirmó que se sumará a la manifestación y que lo hará junto al senador Aécio Neves, presidente de esa formación y excandidato presidencial, que perdió por escasa diferencia en los comicios de 2014, en los que Rousseff fue reelegida.

Antes de dirigirse a Sao Paulo, Neves participó en una protesta realizada en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, donde afirmó que las manifestaciones de hoy prueban que la sociedad “se cansó y le dice basta” a la presidenta Dilma Rousseff.

“Estamos junto a todos los brasileños, que quieren y merecen algo mejor, para construir un nuevo camino para el país”, declaró Neves.

La presidenta está bajo la amenaza de un juicio político con miras a su destitución, que la oposición promueve en el Congreso y fundamenta en unas irregularidades contables detectadas en los balances que el Gobierno presentó en 2014 y 2015.

El PSDB, sin embargo, ha anunciado que anexará al proceso las sospechas que existen sobre la posible financiación ilegal de la campaña que llevó a la reelección de la mandataria en 2014, que son investigadas por el Tribunal Superior Electoral.

Todas las manifestaciones realizadas hoy en decenas de ciudades del país mostraron apoyo al juicio político contra Rousseff que, en especial, fue exigido por unas 100.000 personas que se congregaron en Brasilia y demandaron la destitución de la mandataria frente al Congreso, que tiene en sus manos el proceso.

EFE