Zaqueo (Josué Carrillo)

Zaqueo (Josué Carrillo)

Josué Carrillo

Josué Carrillo

 

Este nombre al comenzar con “s” se trastoca, pasa de nombre propio a palabra, a acción,  denota una terrible realidad, nos planta en una calle de anarquía llena, de sombras, de llamas, de gritos, de vidrios rotos, santamarías dobladas a la fuerza de muchos brazos como si fuesen de plastilina, descontrol, desafuero, violencia, cegados los ojos de la razón, se impone lo visceral, el hombre lobo, el hombre fiera, el hombre irracional, sin control de sus ansias, sin reservas en sus valores éticos, pasando por encima de los principios, de la legalidad, de la propiedad, dejando estallar el ego malvado, en una frenética ola de destrucción.

Puede que hayan motivaciones genuinas para estar molesto ese hombre fiera, pero, una vaina es gritar, hacer ruido, y otra, romper la vidriera de la panadería donde siempre has comprado para saciar tu hambre y robar.

Al comenzar con “z” cambia, en lo absoluto, el sentido. Zaqueo es un personaje bíblico. Sale a relucir su historia en el Nuevo Testamento cuando Lucas narra la visita de Jesús a Jericó, poblado de comerciantes prósperos en aceites y perfumes, Zaqueo era pequeño y deseaba conocer al Maestro, la gente se agolpó como en las colas de bachaqueros y, entonces, Zaqueo se encaramó en un árbol de higuera o sicómoro como el indiecito guaraní desde donde lo vio Jesús y le dijo: “Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa”.

La lección que se desprende de la visita de Jesús a la casa de Zaqueo es la de la bondad y el amor de su mensaje. Zaqueo era rico – y no de la manera mas ética – sin embargo, Cristo se empeña en demostrar que viene a buscar  lo que se había perdido. ¿Y qué hemos perdido?. Hemos perdido la solidaridad, la bondad, el corazón noble para ayudar. La letra de Yordano en la canción de la novela “Por estas calles” nunca antes ha sido tan real, tan  congruente con esto que vivimos. Entre el saqueo con “s” y el Zaqueo con “z” me quedo con este último y ojalá que Jesús decida venir a mi casa.

PD: Con el corazón en la mano de nuevo les pido una ayuda para la colega y amiga, María Luisa Párraga, Cuenta corriente BOD Número:  0116-0106-52-0024481360 a nombre de Amanda José Bolívar Parraga 23.259.892. Están disponibles los teléfonos:  0412-168-7314 y 0424689-0661.

Josué Carrillo