Vuelta a la democracia ( Joaquín Chaparro Olivero)

Vuelta a la democracia ( Joaquín Chaparro Olivero)

 Joaquín Chaparro Olivero

Joaquín Chaparro Olivero

La MUD debe seguir impulsando la democracia y no detenerse en ningún momento y bajo ninguna circunstancia. Es imperativo acelerar el proceso de volver a la democracia como aquel grito de Vuelvan Caras, no importa que el gobierno evada las consecuencias que arrojan los procesos electores al consultar un pueblo agobiado por los problemas de la escasez de comida, medicinas, inseguridad, pésimos servicios públicos, inflación y devaluación atroz.

Por su fracasado proyecto político el gobierno deficiente de Nicolás Maduro Moros no quiere enfrentarse a una elección, dado que los resultados de los mismos están cantados, llámense como se llame – renuncia, destitución por dudosa nacionalidad, revocatorio, enmienda, constituyente- el hombre sale del poder. Júrenlo, escríbanlo.

La Asamblea Nacional acorrala con su decisión a este modelo económico, política y socialmente corrupto “socialismo del siglo XXI”, ya que es hora de revocarlo y revocar a quien se aferra al poder para seguirnos maltratando. La MUD, con un trabajo permanente y demoledor que no pide ni le da cuartel al gobierno de Maduro, lo obliga a replegarse, mejor dicho o corre o se encarama.

La crisis está que explota y sus consecuencias serán impredecibles, por ello Maduro y su corte de enchufaos buscan apresuradamente posponer el referéndum revocatorio para el próximo año y así blindar la continuidad del madurismo en el poder con un cambio de rostro. Esa es la jugada que tiene montada el Presidente que nos gobierna inconstitucionalmente.
Hasta el denominado chavismo no está de acuerdo con esa jugada del madurismo que intenta desconocer y vulnerar el principio de soberanía del pueblo, consagrado en artículo 5 de la Constitución Nacional (CRBV), expresado el 6-D. Debemos apresurar el paso presentar sin excusa alguna ante el CNE para cumplir con todos los requisitos de convocatoria del referéndum revocatorio, ello significa que las elecciones de gobernadores planteadas para este año y el referéndum revocatorio no se pueden ejecutar en un mismo proceso electoral.