Protectores y jarrones chinos (Javier Sánchez)

Protectores y jarrones chinos (Javier Sánchez)

Cuando Nicolás Maduro sacó a relucir en estos días la palabra protector para el Zulia, muchos llegamos a creer que se refería a protectores para el sistema eléctrico del pueblo zuliano, que está totalmente deteriorado y que por fin nos protegería el gobierno los equipos electrodomésticos enviándonos esos equipos.

Algunos llegamos a pensar que se trataba de la creación de un nuevo despacho para «proteger» al consumidor que está cada vez más expuesto a la corrupción con la compra de los alimentos y el manejo del dólar o que se refería a protectores o tapabocas para los centros hospitalarios. Nada más lejos de la realidad, el régimen vuelve a asomar la palabra que le pone los pelos de punta a la oposición, aquella similar a defensor, guardián, amparador, favorecedor, intercesor, benefactor, es decir «Protector» un personero aliado que el gobierno coloca en las gobernaciones dirigidas por opositores para entenderse con ellos en el manejo de los recursos económicos que sean necesarios invertir para cualquier programa, obras o situación que se presente, sin hacer trámite alguno con el gobernador titular elegido por el pueblo o funcionario del gobierno regional.

A finales de julio del 2021 Nicolás Maduro anunció que sería eliminada esa figura, ganara quien ganara en las elecciones que estaban en proceso para entonces. “Vamos a eliminar eso que se llama el protectorado, vamos a quitar el protectorado por estado y por municipio, y vamos a ver cómo les va”, dijo el mandatario nacional en esa oportunidad. Esto fue lo que provocó la confusión de creer entonces que esta protección que anunciaba era para nuestro sistema eléctrico que está en franco deterioro.

Entonces haciendo memoria, eso de “protectores” lo inició el régimen con Elías Jaua ante la victoria de Henrique Capriles Radonski como gobernador del estado Miranda en el 2013. De ahí en adelante tuvimos esos personajes cuando el oficialismo perdió las elecciones en Táchira, Nueva Esparta, Mérida, Zulia y Anzoategui en el 2017, colocó en éstos Estados lo que representó las «piedras de tranca» para los gobernadores de turno que prácticamente quedaron como jarrones chinos o como meros objetos decorativos, sin efectividad real. Nada más inconstitucional que ésto.

Esa entidad política es asomada nuevamente esta semana por Maduro al decir que en el Sur del Lago de Maracaibo se están registrando inundaciones que ameritan una rápida intervención del gobierno regional y nacional y el gobernador del Estado Zulia, Manuel Rosales no ha sido localizado, no aparece por ninguna parte ni acude al llamado que le ha hecho para enfrentar la situación y ante esto comentó lo necesario del protector (chavista) con el que puedan tener contacto inmediato para enfrentar situaciones como estas, a lo que el mandatario regional desmintió a las pocas horas señalando que, tanto él como su equipo, trabajan para atender la emergencia por las inundaciones en esa región ocupándose de las comunidades afectadas y que presentará un diagnóstico al Consejo Federal de Gobierno para avanzar en función de darle solución a este problema.

Todo esto nos lleva a pensar que el gobierno está viendo cómo Rosales junto a los alcaldes aliados, está sacando al Zulia del putrefacto hueco en que lo metió Omar Prieto y sus aliados en la alcaldías , con una gestión nefasta que hasta los mismos chavistas están investigando y se habla de corrupción y sanciones y a ellos no les gusta así porque pone al descubierto que la mala gestión gubernamental es lo que tiene al resto del país sumido prácticamente en el abandono. ¿Rosales si lo puede hacer y nosotros no? es la pregunta que se estarían haciendo muchos en la actualidad

Desde su llegada a la gobernación, el Zulia ha vuelto a renacer como dice un verso de una gaita. Se han rescatado calles, avenidas, arborización, limpieza, aseo urbano, transporte público, rescate de edificaciones públicas, museos y centros culturales e implementacion de programas sociales que la gestión anterior había abandonado. Es esto lo que pudiera ver un protector y podemos señalar que lo que está a la vista no necesita anteojos. Para los zulianos el único protector que a la fecha ha mantenido el Zulia es Jesús el Todopoderoso que junto a La Chinita velan día y noche por el bienestar de su pueblo que los ama y añora.
Al llegar Manuel al gobierno regional, el pueblo sintió que es Venezuela la que necesita de un verdadero protector que la ayude a salir del abismo en que se encuentra desde el punto de vista social, político, económico, que la ubica entre los países más pobres del mundo con una inflación superior al 500%.

Hoy, después de muchos años, no vemos ni sentimos al Zulia desprotegido, aunque aún faltan muchas cosas por resolver que ameritan la intervención del gobierno central, como lo es el problema eléctrico, la escasez de agua y el alto costo de la cesta básica.
Los zulianos se preguntan:
¿El régimen buscará con su protector neutralizar a Rosales y dejarlo como florero chino en la gobernación sin ningún poder y las manos atadas para rescatar al Zulia?
¿Busca el régimen además darle fuerza al Psuv y sacarlo del abismo en que se encuentra en ésta región?
La mayoría nos preguntamos:
¿Y cuándo llegará el verdadero protector de Venezuela?