No mueren escuálidos, sólo gente ligada a la izquierda (Luis Semprún Jurado)

No mueren escuálidos, sólo gente ligada a la izquierda (Luis Semprún Jurado)

Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

«Para muestra un botón, digo un pantalón»
REFRAN POPULAR

“Camarita, camarita… la última vez no pude sentarme a conversar con usted, como siempre. Creo que se dio cuenta de la importancia de la información que estaba transmitiendo a ese grupo de jóvenes, para que estuvieran alerta. Bueno, como ve, el tiempo me dio de nuevo la razón pues resultó muy acertada. ¿No ha visto los afiches que han colgado en las redes sociales sobre las protestas por el ‘hambre del pueblo’ y el intento de reavivar las guarimbas que condujeron al asesinato de dos policías en el Táchira?” Llamó al mesonero para que le trajera agua y continuó: “Y fíjese que sólo mueren chavistas, o que huelan a chavistas, y ni un solo majunche. Un alcalde, un general y su esposa, un dirigente de Tupamaros, un dirigente juvenil del PSUV, un concejal y como siempre digo: ‘entre otros’. Pareciera que algunos dueños de medios, tanto impresos como audiovisuales, y los palangristas que ahí cobran sus cheques, no tuvieran familia ni temor a que la vida les cobre en ella su falta de sensibilidad y amor por el prójimo. Parecen vivir en un país portátil e imaginario y estar vacunados contra las contingencias que pudiesen sobrevenirles. Si uno sólo de esos muertos fuera opositor no hubieran tardado ni un minuto en achacárselo al gobierno, armar un escándalo y enviar “el cuento” a las agencias internacionales para que éstas lo re-enviaran a dos mil periódicos o empresas cuentistas como ellos, y en menos de lo que canta un gallo le hubiera dado la vuelta al mundo”. Escuchó sonar su celular, lo miró y lo apagó, para preguntarme: “¿Es cierto que su artículo de la semana pasada causó roncha a una novel diputada, a quién Henry Lisandro se refirió en el pasado cuando tuiteó que era inaceptable que se presentaran como dirigentes ‘estudiantiles’ algunos añosos, vagos profesionales que llevan 10 o más años cursando sin graduarse’? Bueno… ¡el que se rasca es porque le pica! La información que usted dio comprobó que la inteligencia social le sigue los pasos. O sea…”

Anacleto tiene la capacidad de poner a trabajar las dos neuronas que tengo al máximo de sus capacidades. Recordé a las víctimas de la guarimba y a sus familiares, y la indignación que les debe causar el ver y escuchar a estos nuevos “paladines de la justicia” hablar de paz, perdón y reconciliación, mientras que en el país siguen cayendo venezolanos chavistas, o que huelan a ello, sin que muestren ni una pizca de sensibilidad humana o un rasgo de solidaridad para con sus deudos. Más bien, siguen aferrados a intentar que se promulgue una Ley de Amnesia Criminal que les absuelva de todos sus delitos, sin que demuestren arrepentimiento alguno.

A dicha ley le han hecho una serie de modificaciones, ante el rechazo generalizado popular, llevándola de 50 artículos a 20, pero escondiendo el articulado “eliminado” entre los otros con la expresión “y delitos conexos”. No olvidemos que no pueden excluir a quienes ya pagaron por aparecer en ella porque ardería Troya. “Tiene hocico, orejas largas, cuatro patas y ladra” todos sabemos que es un perro, pero no podemos poner la palabra “perro” allí. Además, hay que hacer notar que hasta sus mentores y financistas extranjeros les han hecho ver el exabrupto jurídico que presentaron y las consecuencias que ante la opinión internacional esto ha generado. Ni el “Generalísimo Franco”, ni el traidor de “Pinochet”, ni la dictadura argentina con todos sus militares, ni ningún dictador del mundo, que trataron de pasar legislaciones que les protegieran por los asesinatos en sus mandatos, presentaron una aberración como ésta, en la que además, de una manera singular, “confiesan los delitos cometidos”. Y como ya dije en otros artículos, siguen de traspié en traspié cometiendo el mismo error de siempre de creerse un Suprapoder.

Son tan desvergonzados que profanan los cementerios para dejar amenazas a los deudos de quienes allí descansan, como hicieran con la tumba de la señora madre del camarada Diosdado, en la que le dejaron un mensaje de “reconciliación y paz” que le advertía: “Ahora vamos por ti”. Ah claro, si les preguntan que piensan de eso recibirán por respuesta que no saben nada porque “yo no fui”.

Al principio no entendía cual era su desespero, porque apenas si comenzaban su “mandato”. Lo que me abrió los ojos fue que sus enfrentamientos con el TSJ y con el Ejecutivo Nacional, al que le han puesto fecha de culminación (no sé cual será, si en Abril, Mayo o el 24 de Julio), han hecho que desde la venezolanidad les salgan nuevos contendientes, que sin ser afectos a la revolución les han retado a debatir sobre la constitucionalidad de los adefesios jurídicos, que han presentado como proyectos de leyes. Tal es el caso del Dr. Herman Escarrá, hermano del fallecido amigo y camarada Carlos Escarrá Malavé, y constituyentista como él, quién ha expuesto la facultad que posee el Presidente de proponer una enmienda a la Constitución que contemple que “esta Asamblea Nacional es de transición y tendrá una duración de X meses”, donde X significa el tiempo que el Ejecutivo considere necesario y que sea el pueblo el que decida. A esto le tienen pánico porque saben que el pueblo ya se dio cuenta de su engaño y no los volverá a acompañar.

A las guerras, a las que tienen sometido al soberano, se le suma ahora la bélica, de la que Lorent Gómez Saleh habló, porque no me queda la menor duda que los caídos de los últimos meses son los “manes” de los que éste hablaba y han sido asesinados por ser gente ligada a la izquierda, chavistas en su mayoría, con la intención de asustar y crear zozobra. A su asesino, o asesinos, lo(s) ampararía la “Ley de Amnesia Criminal y Chavistas al Paredón”, ya que su intención fue política para tumbar al gobierno. ¡Dios!

Muchos padres no han contado a sus hijos las vivencias del pasado, ni las penurias por las que la población atravesaba. Si, quizá había en los supermercados diferentes marcas de papel tualé, pero sólo los ricos las podían comprar porque al pueblo sólo le alcanzaba para comprar el que le rompía el trasero. Qué ironía, ¿verdad? Ahora que al pueblo le empezaba a mejorar su calidad de vida, muchos jóvenes son víctimas del engaño y salen a apoyar a quienes en el pasado fueron los verdugos de sus padres y que apenas les dan un dedo, se quieren agarrar todo el cuerpo.

No podemos caer en su juego macabro y perverso de tomarnos la ley por nuestras manos, manchándolas de sangre. Que nuestra venganza sea que vivan bastante para que sufran viendo como el país sale de la crisis, y que mis hijos y tus hijos disfrutan de una patria libre y soberana, con igualdad de condiciones y posibilidades; que nuestra venganza sea que entiendan que por mentirosos perdieron la oportunidad que el soberano les dio cuando votó por ellos el 6D; que nuestra venganza sea que jamás olviden que ya el pueblo conoce a sus verdugos y que no lo podrán tomar por pendejo nuevamente.

Nos escuchamos por:
El Ojo de la Ciudad, Mararitmo 900 AM, de lunes a viernes, de 11:00 am a 12:00 m
Comentarios y contacto: [email protected] gmail.com
Facebook: El Ojo de la Ciudad – Twitter: @luissemp