Los "churupitos" de la Piedad (Javier Sánchez)

Los «churupitos» de la Piedad (Javier Sánchez)

Unos días antes de celebrarse las elecciones en Colombia en su primera vuelta, La Piedad Córdoba, la misma que en una de sus visitas a Venezuela dijo que en nuestro país no hay hambre y que eso de que la gente recoge basura de los pipotes para comer era un invento de la oposición, llegó campante y sonante cómo «Pedro por su Casa» al aeropuerto de Palmerola de Honduras después de visitar el Palacio de Gobierno, luciendo un nuevo turbante en su cabello que llamaba la atención de los viajeros por su brillo y color.

Nadie se imaginó que al poco rato de su llegada a la mesa del terminal aéreo, causara un revuelo de padre y señor mío que paralizó por horas la actividad aérea. ¡Detuvieron a la Piedad! ¡Como que le consiguieron algo a la Córdoba! ¡Parece que llevaba dólares en su turbante!, Fueron muchos los comentarios que se tejieron mientras que la senadora era detenida por funcionarios de seguridad después de la revisión de su equipaje.

Del chequeo de sus maletas saltaron turbantes rojos, amarillos, verdes, multicolores faldetones y zapatos de marca, perfumes, ropa interior fina y al pasar ese equipaje por la cuerda de rayos x también volaron los dolaritos. Fueron cerca de $70.000 que no declaró la señora y obligó al personal aéreo a retenerla por más de 24 horas.

La senadora muy allegada a Nicolás Maduro explicó que ese dinero pertenecía a un empresario colombiano residente en Tegucigalpa y que forma parte de una asesoria que realizó como parte de su trabajo. En sus declaraciones se contradijo varias veces.
Varios congresistas de Honduras coincidieron en señalar que Córdoba opera con total impunidad en ese país y que no les cabe la menor duda de que con lo que se le incautó buscaba interferir en las elecciones de Colombia a través de la compra de votos a favor del candidato de la extrema izquierda Gustavo Petro.

Se sabe que esta modalidad de garantizar votos en el país vecino resurge cada vez que hay elecciones, con la aparición de personeros y hasta grupos que sacan cerros de dinero para sobornar a los electores a cambio de su apoyo en las urnas, sin importarles que se trate de un delito que se castiga hasta con nueve años de prisión.

Los investigadores y analistas políticos internacionales siempre han dicho que al momento de acercarse cualquier proceso electoral, tomando un tiempo específico, establecen una estructura logística a través de la cual obtienen la información de los votantes, los lugares donde sufragan para establecer movilizaciones y calcular la cantidad de dinero en efectivo que se puede pagar a los posibles electores dispuestos a cambiar su decisión por determinado dinero.

Antes del proceso de elecciones en Colombia en su primera vuelta el pasado domingo, fueron muchas las opiniones que surgieron al detectarle las autoridades en el aeropuerto de Honduras a la senadora los casi 70 mil dólares que llevaba sin ser declarados y que las autoridades retuvieron de inmediato.

Uno de los primeros que emitió su opinión fue el exvicepresidente de Colombia, Francisco Santos, quien dijo estar absolutamente seguro de que ese efectivo verde que llevaba escondido la senadora colombiana electa por el Pacto Histórico, la agrupación política del candidato de izquierda Gustavo Petro, eran para la compra de votos en las elecciones presidenciales del pasado 29 de mayo, información que aportó a la periodista Marian de la Fuente en el programa El Espejo del canal de televisión América TeVe.

El diario El Heraldo de Honduras recordó en este momento que Córdoba es investigada por lavado de dinero y aunque fue puesta en libertad el jueves 26, la suma que le fue detectada por rayos x fueron retenidos en medio de una investigación que realiza la fiscalía de ese país y que a la fecha no ha dado ningún resultado.

Los políticos, sobretodo los de extrema izquierda, conocen muy bien la existencia de los altos índices de pobreza que existen en su país y como manejarlos a la perfección y esto unido a la baja cultura ciudadana y una nueva plataforma político-electoral constituyen las principales causas de poner en práctica ésta modalidad en los procesos electorales en el vecino país.

Mientras tanto, Piedad insiste en su inocencia y asegura: «esto es un asunto particular y nada tiene que ver ni con la campaña ni con el Pacto Histórico, es mi trabajo y vivo de las asesorías»
Es decir, son sus “churupitos» con los que viaja cada vez que puede para comprar los souvenirs para sus familiares, invitar a un café a sus amigos durante su estadía al país que viaja, para hace su rutinaria compra por los centros comerciales que visita y llegar a los mejores hoteles para sus descanso y disfrutar por todo lo alto el socialismo.
Para eso y más, le alcanzan los «churupitos» a Piedad.