“Lo borraron” (Josué Carrillo)

“Lo borraron” (Josué Carrillo)

32335_486805601340691_392230728_n-400x300

Josué Carrillo.

Hay un barbero bajo un árbol. No esconde su pasado. Fue un preso. Estuvo en el infierno o lo que es peor, estuvo en una cárcel venezolana. Debió ser por delitos propios de la juventud dura de un chico de barrio. Allí encontró a Cristo. Sus pecados redimidos. Su alma encontró la paz y, el poder de la fe, le regalo la libertad. Hoy en su barbería bajo la sombra de un árbol levanta a sus hijos y por tres cornetas en columnas de bajos, medios y metales escucha música cristiana. Mientras corta el cabello hace bromas y cuenta brollos. Sus temas preferidos: la corrupción policial, los sapos y los reportes recientes del hampa. Es lector de Mi Diario y se divierte con los inventos de ese periodismo de sucesos nutrido de la imaginación. El barbero siempre sabe lo que de verdad sucedió. Cristo le ha cambiado porque ya «se dejó de eso», pero, hay algo que Cristo, ni la iglesia, ni la fe ha podido modificarle: su manera de hablar, su jerga carcelaria, siempre actual y vigente, por eso esta mañana cuando me cortaba me dijo: «Supiste  que a Ronny lo borraron» y me dejo pensativo, reflexionando que matar y morir es tan cotidiano, tan simple que cuando morimos, no morimos ¡nos borran!. Algo más que malandro, es bíblico porque es donde se alude como literal y no metafórico   ser borrados del libro de la vida. Me alegra tener un barbero más y un delincuente menos.

Josué Carrillo.