Ley del Ejercicio y Hegemonía comunicacional.Javier Sánchez

Ley del Ejercicio y hegemonía comunicacional (Javier Sánchez)

Ley del Ejercicio y Hegemonía comunicacional.  Javier Sánchez

Ley del Ejercicio y Hegemonía comunicacional.
Javier Sánchez

El chavismo poco a poco ha ido arrinconando, arruinando y eliminando el periodismo venezolano; sólo falta que la Ley de Ejercicio sea moldeada y ajustada a sus intereses revolucionarios como última estocada para establecer una hegemonía comunicacional en su totalidad.

El deplorable estado en el que se encuentra la prensa en Venezuela no puede sorprender a nadie. En eso coincidimos propios y extraños porque lo grave es que por intereses políticos e incluso por tener acceso a miserables dádivas, algunos colegas lanzan por el barranco la ética profesional para apoyar a quienes pretenden modificar a su interés la Ley de Ejercicio del Periodismo, utilizando para ella la Asamblea Nacional y los diputados chavistas.

La hegemonía comunicaciónal no es más que el control total del sistema de comunicación pública que no permite que el ciudadano tenga acceso a la pluralidad informativa, neutralizando su independencia intelectual para convertirlos en multiplicadores de un único mensaje. Con esta acción los gobiernos que la aplican buscan el control de una dependencia del emisor desarrollando códigos de miedo para mantener al ciudadano desmovilizado, es decir, no opinar, no moverse, no votar o hacerlo por quien represente su proceso.

Con una Ley de Ejercicio ajustada a la medida de lo que el gobierno ha llamado “socialismo del siglo XXI” podrían desarrollar sistemas paralelos de comunicación con el eufemismo de medios alternativos ó periodismo ciudadano, manejados no por comunicadores sociales especializado graduados en universidades, sino por gente que en su vida ha pasado por frente de una máxima casa de estudios, con el argumento de la democratización de la información, sistemas que son violatorios del artículo 105 de la Constitución y del artículo 2 de la Ley de Ejercicio del Periodismo.

Hay muchos colegas que se prestan desde la aparición del chavismo para apoyar y aprobar esto que va en contra de su profesión, tal vez algún día con la de un hijo o familiar cercano que con el tiempo elegirá dedicarse al periodismo sabiendo que con tecnología en avanzada exige mayor profesionalismo y más estudios especializados.

La preocupación del chavismo por controlar la palabra pública antecede al momento que vivimos pero se siente con la actual presidencia que adquiere mayor vigor para terminar de implantar un modelo de censura en el país.

Desde la aparición de Hugo Chávez a la fecha, en Venezuela no se han producido políticas públicas de comunicación y el lapidario anunció en enero de 2007 de Andrés lzarra cuando era ministro de Comunicación e Información del gobierno de Chávez y en ese entonces presidente de la cadena televisora TeleSUR expresó: «El socialismo necesita una hegemonía comunicacional. Esta hegemonía en los medios es un instrumento necesario para la revolución”. Dicho y hecho lanzó los huevos al techo, diría mi abuela.

No se hicieron esperar los comentarios y críticas muy bajo cuerda sobre lo que el yerno de Chávez para ese entonces había anunciado con bombos y platillos por los medios de comunicación, ordenado por el Presidente de la República. Vienen a la memoria las declaraciones de Teodoro Petkoff, político opositor y director fundador del periódico Tal Cual, cuando señaló que para él se trataba de una política que consistía básicamente en el desarrollo de un desmesurado aparato comunicacional del Estado y del aplastamiento de los medios de comunicación independientes, a través de los cuales se expresaban las voces disidentes u opositoras al gobierno actual.  Tal Cual como el nombre de su diario, fue así.

Nicolás Maduro en todos los años que lleva en el poder ha continuado, e incluso, profundizado la política de hegemonía comunicacional iniciada desde entonces.
Años después de la declaración de Izarra, en junio del 2019, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas Michele Bachelet dejó constancia en su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que el gobierno venezolano «ha tratado de mantener una hegemonía comunicacional imponiendo su propia versión de los hechos y creando un ambiente que restringe los medios independientes”

Estamos viviendo el resultado de una política de Estado pensado para un proyecto político que se quiere perpetuar en el poder, pues desde hace más de dos décadas se vienen sofisticando y agudizando los mecanismos gubernamentales para restringir la libertad de expresión y hoy en día la sociedad tiene menos opciones de acceder a la información.

Más de veinte mil periodistas colegiados en el país no debemos dejar pasar las pretensiones del gobierno de ajustar nuestra Ley de Ejercicio a su forma y manera. Debemos mantenernos en pie de lucha para que la revisión que se haga del instrumento legal no afecte y por el contrario vaya en favor de los periodistas colegiados.
El verdadero comunicador social formado en las universidades del país ha tenido siempre presente que una sociedad que no está bien informada no es plenamente libre y para muestra un botón.