Entre páginas y fotogramas: Cuando pasan cosas extrañas… El misterio de Stranger Things

Entre páginas y fotogramas: Cuando pasan cosas extrañas… El misterio de Stranger Things

Andreina Isea, cineasta y guionista zuliana

Andreina Isea, cineasta y guionista zuliana

Podría analizar el éxito que han tenido series y películas que indagan en tópicos sobrenaturales, uno de esos sería que el acto de ir al cine, ver una serie de televisión o leer un libro nos hace desconectarnos de la realidad, y conscientemente queremos que nos hagan viajar en ese mundo ficticio, a la vez atractivo. Seamos honestos, en ciertas situaciones quisiéramos apagar la realidad o ponerla en pausa, salirnos de la sala o cambiar de libro. Aunque cada vez más sugestionados, de pequeños todos vinimos con el llamamiento de curiosidad necesario para descubrirnos poco a poco, algunos no quisieron abandonarlo y decidieron continuar desarrollando su creatividad.

 Si ya peleaste con monstruos, dragones, metahumanos y alienígenas, nos estamos entendiendo. Hay cosas muy raras que vivimos todos los días, pero nunca tan raras como lo que le sucede a un grupo de niños en el ficticio pueblo de Hawkins, Indiana, en 1983. Cuatro jóvenes que rondan los 12 años de edad juegan en el sótano de Mike, uno de ellos. Al llegar la noche deben parar el juego de fantasía Dungeos & Dragons, momento cuando Will Byers desaparece del pueblo. Su ausencia se hace notoria, por lo que su madre Wynona Ryder, junto el oficial de policía Hopper, inician su búsqueda, pero en el camino una serie de acontecimientos inexplicablemente extraños suceden en el pueblo.

Para los tres amiguitos, la investigación en torno a la desaparición de Will se hace insuficiente, por lo que armados con sus conocimientos de ciencia, piedras y binoculares, se echan a hurgar en cada esquina del solitario y lúgubre pueblo de Hawkins. En la aventura que iniciaron Mike, Dustin y Lucas por encontrar a su amigo desaparecido se suma una rara niña, que además de su ya extraña apariencia para encontrarnos en los años ochenta, apenas pronuncia palabra. “Ele”, decidieron apodarle a su también extraño nombre Eleven (Once) al que hace alusión una marca que posa en su muñeca.

Por su parte, Joyce (Ryder) percibe hechos supernaturales en su casa, que por increíbles serán atribuidos a un duelo por la posible muerte de su hijo. Aunque insistirá en su forma de comunicarse con Will, nadie querrá creerle hasta que poco a poco comienzan a desaparecer otros habitantes de la zona. Para Hopper, los sucesos no parecen aislados y, tal rompecabezas comienza a unir elementos de la investigación.

Esto es “Stranger Things” (Cosas Extrañas), una serie original de la empresa comercial de distribución en línea de películas Netflix, escrita y dirigida por los hermanos Duffer, los que indudablemente quisieron dejar en evidencia su pasión por Stephen King, Spielberg o John Carpenter, homenajeándolos en cada episodio. “Stranger Things” es rarísima. Con casting y actuaciones magistrales, atmósfera favorable y perfectamente creada, acompañan con buen ritmo el suspenso finamente llevado, lo que hace que en un día o tal vez dos puedas consumir los ocho capítulos de su primera temporada.

“Stranger Things” es una serie ambientada en los 80 que con niños en bicicletas te recuerda al filme “E.T”, pero por su misterio quizá te haga rememorar “Los Expedientes Secretos X”; quizá también tenga algo de “True Detective”, por lo que no se trata solamente de un grupo de niños sabelotodo que juegan a buscar a su amigo perdido. Poderes sobrenaturales, seres extraños, desapariciones, conspiraciones y las narices del gobierno husmean en “Stranger Things” acontecimientos muy extraños que a partir de su tercer episodio lograrán engancharte en la búsqueda de ese ser desconocido que comienza a atacar en Hawkins.

Stranger Things es una serie original de Netflix, estrenada el 15 de julio de 2016.

Andreina Isea

@ninaisea