El Avenger Patrio (Por Amos Smith)

El Avenger Patrio (Por Amos Smith)

AMOS SMITH

Nunca en la historia, los venezolanos habíamos necesitado tanto a alguien que nos salve la patria. Sobre todo cuando desde hace más de 20 años hemos pasado más vainas que Will Smith en busca de la felicidad. Ante la abundante escasez de la épica nacional, una viejita grita al viento desesperada con el letrero que dice brutal en un cerro de Petare del videoclip. Me estoy enamorando de Chyno y Nacho. 

«Oh… ¿Y ahora quién podrá ayudarme?»

Mientras tanto, en algún laboratorio, del imperio con manipulaciones genéticas es creada una iguana gigante que es transportada de secreto en los sótanos de los portaviones  USS Gerald R. Ford. Su misión: morder los cables del Guri y sabotear el servicio eléctrico nacional. La iguana es llevada escondida a una gandola hasta el sur del país. Contentas las autoridades de las alcabalas ante la generosa ayuda para comprar los frescos tamaño familiar, no reparan en los trajes y corbatas negras del gandolero y su ayudante. 

Los agentes del imperio dejan a la iguana en el Guri para que complete la misión y huyen por la frontera disfrazados de migrantes con morralito tricolor y todo. 

Cuando la iguana se dispone a morder los cables  la cosa se pone modo Gozilla tropical. Cuando nuestro nuevo héroe nacional de los redlovers, gran orgullo nacional, como la Maizena Americana, embiste a la bestia imperial con su puño de hierro. La bestia cae y la luz igual se va en todo el país por falta de mantenimiento. Cuando al fin regresa, una semana después, el pueblo aplaude y ovaciona al nuevo Avenger criollito. Fundido a Negro. 

Pero, ¿Quién ese novedoso superhéroe cuyos derechos cinematográficos se pelean a muerte MARVEL, DC. COMIC y PIXAR?

Pero, ¿Quién es SuperBigote?

Nadie sabe su identidad secreta, aunque también nadie llegó a descubrir al Zorro con la pista del bigote de Don Diego de la Vega. 

Este héroe de casco rojo rojito es catalogado como el único indestructible que queda en su país. Su ropa interior morada superpuesta se cree que fue expropiada del tendero de su colega. El fantasma en alguna selva de África. Sus lentes parecen diseñados para resistir hasta el sol maracucho. Un cuerpo atlético lleno de aire, eso sí, pacífico. Pero armado; y su escudo no es un corazón, como el del Chapulín Colorado. 

Como preguntaba Luis Herrera Champins en su campaña electoral con Carlota Flores y su hija Aleida Josefinaen el Barrio Caucaguita hace mucho tiempo ya:

«¿Esto es lo que tú quieres que continúe?»  

Que no panda en cúnico. 

SuperBigote arregla esto. 

 

AMOS SMITH