¿Cómo paras a un muchacho?- Opinión en Noticiaaldia.com

¿Cómo paras a un muchacho?: Son las cosas de la vida (Josam Midah)

Josam Midah, ¿Cómo paras a un muchacho?

Después de reflexionar sobre la situación en la que estamos inmersos como país veo que estamos en una guerra asimétrica, hay un hecho particular que me ha llamado mucho la atención  y es haber visto a un valiente joven venezolano salir a defender solo con su escudo casero de cartón a un compañero de lucha que estaba, evidentemente, siendo aniquilado y salir ileso, pero no pudo salvar a su amigo.

Ese heroico momento solo lo habíamos visto en las películas de Hollywood, el valor y valentía que posee esta nueva generación de jóvenes venezolanos nunca la tuvimos nosotros.

Estos son hechos sin precedentes en nuestra historia reciente, estos jóvenes no salen corriendo, no huyen, no sienten temor, han perdido el temor a morir, es mas creo que sienten que si mueren seria una muerte honrosa llena de gallardía como mueren los grandes luchadores al frente de la batalla dándolo todo,es que participar les da un boleto a la gloria, ese boleto les asegura uno de los dos únicos premios a repartir, la gloria o el martirio, sienten una gran atracción por las dos.

Los nuevos jóvenes quieren vivir en un país lleno de futuro y si no prefieren un funeral honroso y que la multitud a nivel mundial les aplauda con lágrimas en sus ojos. Estos jovenes me recuerdan mis días de vacaciones en el Líbano donde mis padres me llevaban  en plena guerra desde el 75′  hasta el 90′ , por cierto, hasta ahora me pregunto por qué mis padres me llevaban a su pueblo donde había guerras? Era como medio loco todo lo que pasaba para un joven venezolano que nació y vivía en Maracaibo en una zona clase media baja pero feliz y relajado.

Fueron experiencias fuertes ver amiguitos de 15 a 17 años todos enrolados en guerrillas que solo luchaban por defender su honor, su religión y sus montanas, el dinero no les importaba, solo querían llenarse de gloria y caminar con la frente en alto para que en el futuro pudieran decir que ellos participaron activamente en la liberacion de sus tierras y en la defensa del honor, ellos se sentían muy orgullosos de ir a batallar,cada uno con su Kalashinkof nuevo y cajas de municiones, los veía partir y yo me decia que estos chamos estan locos, yo acostumbrado en Maracaibo a jugar pelota o basquet todos los días al llegar de clases y ellos a batallar.

Los que regresaban vivos me contaban sus vivencias y los que morían recibían un funeral de héroes en el pueblo, eran funerales distintos, de esos que hacen que las rocas broten lagrimas, ( hasta en eso se parecen los funerales de nuestros valientes jóvenes venezolanos) cada día crecía en mi unas ganas de participar, ya me sentía incómodo de estar en ese ambiente sin participar.

Comencé a salir con mis amigos a practicar en las montanas cerca de casa, me pasaban buscando en un auto,abrían el maletero:  6 fusiles entre M16, Fal y Kalashinkof,  4 gaveras de municiones, era evidente mi emoción al ver esa maleta de auto full de municiones y rifles de combate, luego manipular esos rifles tan poderosos , cada uno con un sonido distinto, nos gastábamos todas las municiones disparando a algunos blancos que ellos armaban, todo esto a escondidas de mis padres, llegó un momento después de varias salidas a practicar con mis amigos tuve el valor de sentarme frente a mi viejo a decirle que yo me sentía mal de estar viendo los toros desde las barreras, que yo quería lanzarme al ruedo y participar en las batallas junto a mis amigos para defender nuestro honor.

Si llego a morir

Si llegaba a morir no importaba por que iban a sentirse orgullosos de haber tenido un mártir en casa, me harían un gran funeral y colgarían mi foto en la pared de fondo de la sala de la casa como en casi todos los hogares de la gente del Líbano, mi padre recuerdo que con su típica calma de viejo que se las conoce todas me explicó que yo no estaba preparado para esa aventura y sin darme tiempo de seguir con mi idea me envió de vuelta a Venezuela, yo no sé si hizo bien o no.

Percibo que  esta generación de valientes patriotas venezolanos sienten lo mismo que yo sentí en aquel momento, quieren defender el honor, defender la patria, la tierra y, por primera vez,  están dispuestos a dar la vida por sus ideales. Cito lo que dijo el papá de Fabian Urbina: «Como paras a un muchacho»? Quiero resaltar el nivel educativo de los jóvenes que la nación está perdiendo, esos son nuestros hijos y hermanos, son el verdadero futuro de la nación son jóvenes que demuestran gran capacidad de organizarse para este tipo de guerra asimétrica sin equipamiento, sin armas o sea A RIN PELAO.

Estos nuevos venezolanos se han ganado el derecho a dirigir la nación, siento que sera la generación que, por primera vez,  no aceptará corromperse, que derrocharan valor, honor, honestidad,patriotismo verdadero que no serán vuelteros ni marañeros, ni enchufaos,que se ofenderán ante cualquier propuesta indecente y harán de Venezuela ese gran nación que siempre hemos deseado y nunca hemos logrado.

PD:  Es la primera vez que me atrevo a publicar algunos escritos, espero que les guste. Gracias al Noticia al Dia y a todo su gran equipo por darme la oportunidad.

Josam Midah

@josammidah twitter