Aunque se escriba al revés... (Maidolis Ramones Servet)

Aunque se escriba al revés… (Maidolis Ramones Servet)

Ilustración de mi hermano, Ramón Antonio Ramones Sevet, diseñador gráfico y presidente del empresa Enfoques Publicidad.

Ilustración de mi hermano, Ramón Antonio Ramones Sevet, diseñador gráfico y presidente del empresa Enfoques Publicidad.

La singularidad de usar la mano izquierda es una condición única que abarca entre un 13% y15% de la población mundial. Y como todo, ser zurdo puede ser visto como un problema o una bendición.
Podría ser un problema si se considera que la mayoría de las cosas están pensadas para los diestros, lo cual parecería una clase de discriminación. Y una bendición si se detienen a pensar que los zurdos son exclusivos.

Cuando yo tenía 16 años mi papá me regaló una enciclopedia que se llamaba Saber. Era una colección de Saber cómo, Saber porqué, Saber dónde, Saber qué, Saber quiénes fueron y, precisamente en “Saber quiénes fueron” leí la historia de Juana de Arco, una joven que a los 19 años había liberado a Orleans y había sido quemada por hereje y, lo más loco que he visto, la misma iglesia que la quemó, la declaró santa 500 años después. Yo pensé en ese momento que ella casi tenía mi edad y había hecho tantas cosas por su país y yo con 16 apenas estaba estudiando el último año de bachillerato.

El 13 de agosto se celebra el Día Internacional del Zurdo, algo que me llena de emoción porque, como usuaria primordial de la mano contraria, siempre me sentí discriminada desde pequeña. Aunque en un principio se usaban ambas manos, con el tiempo, la mano izquierda fue considerada distinta y se condicionaron los instrumentos y los idiomas.

El mundo se configuró diestro. Esa es la verdad. Las familias temían tener un hijo zurdo. En consecuencia, hoy todo es para diestros: picaportes, abrelatas, ascensores, clarinetes, reglas, almanaques, tablas de planchar, agendas, teléfonos, cheques, relojes. Si se considerara la subliminal discriminación de la sociedad, los zurdos no juegan al polo ni tocan el saxo. Los zurdos tienen una sola ventaja: pagar el peaje.

En la escuela, los pupitres o mesas escolares estaban ideados para que los derechos afincaran los brazos, mientras que a nosotros los zurdos estos nos quedaban guindando.

Quizá nadie se fije, pero las decoraciones de las tazas de café están echas para diestros. Si toma la taza un diestro se luce la figura, pero si la agarra un zurdo queda mirando para atrás.

Aprender las reglas para comer significa para alguien como yo tener todos los instrumentos en el lado opuesto al que se necesita.

Y así pequeños detalles que captaba.

En consecuencia, era un tortura humana tener la condición de zurda, hasta el día que descubrí que Juana de Arco, la mujer que fue mi impulso para trabajar por mi país era zurda como yo. Juana de Arco y su cuestión de que a los 19 había hecho tantas cosas era mi inspiración, siempre lo fue. Siempre pensé que quería una profesión que me permitiera ayudar a mi país. Quería ser trabajadora social, pero luego pensé lo mucho que me gustaba escribir y decidí combinar mis pasiones y se iluminó una carrera para mí: PERIODISMO, la profesión más bonita del mundo como sabiamente lo dijo Gabriel García Márquez.  Y, después descubrí que no solo la también llamada Princesa de Orleans era una eminente zurda.. Sigo contando…

Los zurdos tienen entre ellos a grandes personajes de la historia a quienes hoy en día se les reconoce por haber marcado nuevas pautas en el mundo, tal es el caso de Albert Einstein, Miguel Ángel Da Vinci, Charles Chaplin, Aristóteles, Hugo Chávez, Leonel Messi, Marilyn Monroe, Alejandro Magno, Bill Gate, Napoleón Bonaparte, Pelé, y Ludwig van Beethoven, entre otros. Sin embargo, esto no fue siempre así.

Los zurdos han sido a lo largo de la historia foco de supersticiones y mitos de todo tipo. Por ejemplo, para el cristianismo, dada la asociación de que el diablo es zurdo, anteriormente se creía que las personas zurdas tenían al diablo presente en sus vidas, razón por la cual se las obligaba a ser diestras.

De hecho, hubo una época en que a muchos niños zurdos se les forzaba a aprender a escribir con la derecha. Una de mis mejores amigas y compañera de estudios de bachillerato, también llamado preparatoria en otros países, Eglys Leal de Rodríguez me confesó una vez que era ambidiestra porque nació zurda y su abuelo, un profundo cristiano, consideraba que era pecado escribir con una mano que no fuera la derecha, por lo cual le sostenía y a veces hasta le amarraba la mano zurda para que aprendiera a escribir con la diestra. Entonces, al crecer podía escribir con la derecha como se lo impusieron y con la zurda por naturaleza.

La doble significancia de lo zurdo abarca hasta levantarse con el pie izquierdo. En inglés, left, izquierda, significa tener problemas, ser torpe; ser right, bueno o estar en lo cierto. En francés, gauche; en alemán, linkish; en italiano mancino, del latín mancus; en ruso, levja; en polaco, lewo, cargan connotaciones agresivas. El influyente latín incorporó sinister al castellano como siniestro o zurdo.

Los avances de la sociedad, buena parte impulsados por zurdos, han permitido que estas creencias quedaran atrás.

En una campaña de la ginebra Hendrick’s sus promotores señalaron: “Hendrick’s no es para todo el mundo, por lo cual los zurdos son uno de nuestros cercanos iconoclastas referentes. Por el simple hecho de su condición necesitan ser creativos con un pensamiento libre que les permite adaptarse a un mundo diestro (…) Así como nosotros, con un espíritu hereje, armonizamos a la rosa y al pepino, el zurdo tiene que tener un espíritu de ingenio que le permita alternar las dos partes de su cerebro al ser zurdo pero viviendo en un mundo de diestros”, expusieron en un comunicado.

Los registros históricos también demuestran cómo el lado zurdo ha ido por una parte considerado una bendición. En un principio las hombres iban de caza, mientras las mujeres permanecían junto al fuego y la prole. No era sólo estética, sino registro gráfico. Todo el tiempo un niño en brazos sobre el lado izquierdo, junto al susurro latente del corazón. Pintaban, cocinaban, lavaban o encendían el fuego, sólo con la derecha. (Todavía hoy las madres apoyan a sus bebes sobre su lado izquierdo. En las representaciones de la Virgen María con el Niño, prácticamente todas la muestran sosteniendo a Jesús sobre su corazón.).

De acuerdo a un estudio publicado por la revista La Nación de Argentina, los niños zurdos han aprendido a sufrir silenciosamente, desarrollando ímpetu, espíritu de lucha, constancia, disposición al esfuerzo y una especial capacidad para superar obstáculos. Por la influencia del hemisferio derecho del cerebro, se da una marcada inclinación artística, imaginación, empecinamiento, facilidad para la exasperación; son obsesivos y originales.

Hay muchos más hombres que mujeres zurdas.

Como el sentido del humor está instalado en el lado izquierdo del cerebro, no sorprende que los zurdos tengan gran capacidad para la alegría, la broma y la actuación cómica.

Cuando Miguel Angel pintó en la Capilla Sixtina La Creación, Dios ofrece su mano derecha y el dedo índice extendido para inspirar la vida en Adán que extiende su mano izquierda. El primer hombre de Dios habría sido zurdo. Cuando en algunos libros de arte se presenta la escena invertida, el zurdo habría sido Dios.

Bendiciones a mi sobrinita Abril Miranda Ramones Servet, zurda como yo, y mi amiga Lisbeth Sol Ceballos Guillén, quien, además de compartir conmigo la dicha de escribir con la izquierda, también ganó un alma para la causa zurda, su sobrinita Samantha.

¡Qué vivan los zurdos!. El poeta Antonio Machado diría «La verdad es lo que es, y sigue siendo la verdad aunque se piense al revés». Yo le agregaría: «y sigue siendo verdad, aunque se escriba la revés».

Maidolis Ramones Servet