Remarcaje descarado de precios no te permite llevar las tres papas a tu casa

Remarcaje descarado de precios no te permite llevar las tres papas a tu casa

Foto: Rafael Bastidas

«De mercado en mercado, así andan los zulianos, tratando de rendir la quincena y que este alcance para llevar aunque sea un bocado a la casa»

Hacer un arroz con pollo, una carne guisada con sus respectivos contornos, una pasta con carne molida o una sopa de granos, bajo los principios que establece el «trompo alimenticio», para una sana alimentación y una dieta equilibrada y balanceada es casi imposible para el venezolano en estos momentos, en los que el salario resulta totalmente insuficiente, por no decir insignificante,  para adquirir algunos de estos productos de la cesta básica, sin morir antes de un infarto.

Lea también: El hambre sube igual que el dólar y precios de alimentos no dan tregua

Salir al mercado sin que se depriman o se enfermen los consumidores en una odisea titánica, el «monstruo de los precios» sigue en libertad, nadie lo captura y hace de las suyas, desangrando el bolsillo, al final de los más pobres, que no saben como llevar el «pan» diario a su casa.

En un recorrido de Noticia al Día por los diferentes establecimientos y supermercados de la ciudad, se pudieron constatar los precios que se manejan en el mercado, a pesar que el dólar, moneda por la que se rigen los comerciantes para minimizar sus pérdidas, ha bajado esta semana, lo mismo no pasa con los artículos de primera necesidad, que cada día sufren de un remarcaje descarado y a la vista de todos.

Foto: José López

 

El arroz uno de los cereales básicos en la mesa del venezolano tiene variantes en sus precios según el establecimiento y la marca del producto. Este viernes el arroz tiene una mínima de 37 mil bolívares en sus representación de Mary y  y una alta de 42 mil en la marca Primor, precio que supera el salario mínimo mensual.

Hacer unas arepas para el desayuno o la cena son otro dilema, hay variedad de marcas, pero ninguna según los consumidores supera la calidad de la harina PAN, pues las masas ahora no se compactan, cuando se logran asar estas quedan peor que suela de zapato y los precios va desde 18.990 hasta 22 mil y contando.

Foto: José López

Unos huevos revueltos, se han convertido en una verdadera grosería, el sartén no da para tanto. El precio de cartón de huevos de 30 unidades alcanza los 80 mil bolívares. Los granos en sus presentaciones de medio kilo pasan los 20 mil bolívares, un kilo de pasta 35 mil bolívares.

En cuanto a las proteínas, mejor agárrese duro, aunque ya nada le debe sorprender. El kilo de pollo al mayor a 45 mil, despresado en el caso de los muslos está en 55 mil.

Osobuco a 41 mil bolívares, carne para guisar y muchacho a 65 mil bolívares, igual que la molida, el bistec alcanza hasta los 70 u 80 mil bolívares.

Eso sin contar el precio de las verduras para tratar de rendir el guiso y que alcance a más personas de la casa. Lo cierto del caso es que hacer la compra «pa llevar las tres papas» al hogar se ha convertido en un reto de supervivencia para todos los venezolanos.

Noticia al Día