Hallan enterrados en Guarenas los restos de una mujer asesinada por su novio en el 2014

Hallan enterrados en Guarenas los restos de una mujer asesinada por su novio en el 2014

Funcionarios de la Coordinación Nacional de Investigaciones Penales en conjunto con el Departamento de Víctimas Especiales del Cicpc, hallaron la tarde del 20 de mayo los restos de una mujer que estaban enterrados en un terreno de la carretera vieja Petare-Guarenas, a la altura de la Dirección de Servicios Públicos del municipio Plaza, en el sector La Comunidad de Guarenas.

Luego de casi un año de investigación y rastreo, finalmente pudieron determinar que se trataba de Nancy Thais Sánchez Lobo, quien fuera asesinada por su novio Ángel Rafael Morales La Cruz, la tarde del 4 de diciembre del año 2014.

Los especialistas del Cicpc hallaron los restos en una bolsa de basura enterrada en la zona y se percataron que eran de una mujer, pues consiguieron zapatos y ropa femenina.

Estaban seguros que se trataba de Nancy Thais, pues buscaban su cadáver desde septiembre de 2015, cuando el novio confesó haberla asesinado y enterrado su cuerpo en el sector.

La mujer laboraba en el hotel La Floresta, ubicado en Altamira, y la noche del 4 de diciembre de 2014 salió con el novio. Fue la última vez que la vieron. Familiares no supieron nada de ella y denunciaron el caso como desaparición.

El novio se perdió luego de cometer el crimen y su familia también lo denunció como desaparecido a las autoridades.

El 29 de septiembre de 2015 el hombre fue encontrado por una comisión del Cicpc en el centro de Caracas.  Lo localizaron a través de pesquisa telefónica. Cuando lo interrogaron por su desaparición, confesó el crimen de la novia y dijo que el cadáver lo había enterrado en Guarenas, luego de dispararle en el rostro.

Los funcionarios lo detuvieron de inmediato y notificaron a las familias del hecho. Fue presentado en Tribunales y enviado al penal El Rodeo III mientras encontraban el cuerpo.

Los funcionarios acudieron al terreno en diez oportunidades y no hallaban los restos humanos. Incluso, usaron un perro entrenado que tampoco pudo localizarlos.

Fue el viernes pasado cuando finalmente encontraron la osamenta, a la cual le practicaron pruebas de odontología forense y determinaron que se trataba de la mujer. Además, le harán pruebas especiales de ADN.

El hombre estaba a punto de ser liberado por orden de un juez, pues no habían encontrado los restos humanos y, por ende, no tenían evidencia necesaria para culparlo del crimen, pese a su confesión. Ahora quedará detenido y se continuará con el proceso penal en su contra.

El Universal