Asesinatos a sacerdotes: El hampa no perdona ni a la iglesia

Asesinatos a sacerdotes: El hampa no perdona ni a la iglesia

Asesinatos a sacerdotes: El hampa no perdona ni a la iglesia

Foto: Agencias

Los casos de asesinatos en Venezuela no miran sexo, raza o condición, un ejemplo de estos son los crímenes en contra de sacerdotes en el país.

Una de las últimas escenas del crimen que involucran a clérigos fallecidos a manos del hampa es la  del padre Iraluis José García Escobar, párroco de la iglesia Nuestra Señora de Fátima de la Arquidiócesis de Barquisimeto, a quien le quitaron la vida la tarde de este lunes para robarle el vehículo.

En 2016, de tres puñaladas fue asesinado el sacerdote Diocesano Darwin Antonio Zambrano Gámez, de 37 años de edad y párroco de San Pedro del Río, municipio Ayacucho. Su cuerpo fue hallado en una atracción infantil del parque Metropolitano, en la avenida 19 de Abril.

Zambrano fue encontrado a eso de las seis de la mañana y en un principio no pudo ser identificado al no poseer ningún documento o pertenencia que facilitara determinar la identidad del occiso. Se presume que el móvil del asesinato es robo, ya que al momento de ser encontrado el cadáver no poseía ninguna de sus pertenencias.

Para 2006, fue asesinado el prebistero Jorge Piñango, en una habitación del hotel Bruno de Caracas y cuyo asesino fue identificado y juzgado por las autoridades judiciales para su debido proceso.

Otro casos son los de el del Padre Diego Bedoya Castrillón, de nacionalidad colombiana,  apareció sin vida después de un atraco que se presentó en la sede de la comunidad religiosa de Aragua, Venezuela.  Y el de David José Vallenilla (22), un poco más aislado, quien en el 2017 asesinado de un  disparo a quemarropa en las adyacencias de la Base Aérea de La Carlota durante las protestas.

Noticia al Día/Agencias