"No tengan miedo porque las espera el Paraíso": la cruel despedida de un terrorista a sus pequeñas hijas suicidas

«No tengan miedo porque las espera el Paraíso»: la cruel despedida de un terrorista a sus pequeñas hijas suicidas

Fatima tiene ocho años. Islam, siete. Ambas saludan a su madre, completamente cubierta por una nigérrima burka. Llevan un abrigo y un gorro que las proteja del frío. Saben que no volverán a ver a sus padres. Pero abandonan el hogar con una promesa: poder reunirse con Alá.

Convencidas por su padre de que alcanzarán el paraíso, ambas se dirigieron, el pasado 16 de diciembre a una estación de policía en Damasco, la capital de Siria, el país cuyos hijos mueren día a día en una sangrienta guerra civil.

«Allahú Akbar» (Alá es Grande), serán las palabras que pronunciarán antes de partir a su martirio. Allí, a control remoto, su padre yihadista -el mismo que las abraza minutos antes- detonará el explosivo que tiene la menor de sus hijas escondido entre su ropa.

Para mostrarle al mundo que está dispuesto a todo, el terrorista -cuya pertenencia no está clara- grabó un video en el cual explica lo que harán y las abraza y las muestra como el arma más letal que tiene a su alcance. «No van a tener miedo porque están yendo al Paraíso, ¿verdad?», les susurra a las pequeñas en la primera parte de la emisión, donde están vestidas totalmente de negro.

El diario Al-Watan publicó la crónica sobre la explosión en el cuartel. Tres oficiales resultaron heridos de gravedad cuando una «niña de siete años ingresó al lugar y desde un lugar lejano hicieron detonar su cinturón de explosivos». Había dicho que estaba «perdida» y que necesitaba el baño. En ese momento, su padre la hizo explotar.

infobae.com