Los sobrevivientes de Mariupol describieron los horrores que sufrieron por las tropas rusas

Los sobrevivientes de Mariupol describieron los horrores que sufrieron por las tropas rusas

Foto: Cortesía

A medida que los autobuses procedentes de Mariupol llegaban uno por uno, los pasajeros parecían agotados. Ninguno de ellos habló cuando se abrieron las puertas.

Su huida de la destrozada ciudad ucraniana sobre la que el presidente ruso Vladimir Putin declaró la victoria el jueves a pesar que algunos de sus asesores reconocieron que miles de combatientes ucranianos continúan en resistencia, se sintió como “un milagro”, dijo una de las mujeres.

“Lo han destruido todo”, recalcó otra de las refugiadas.

“Gloria a Ucrania”, gritó un adolescente.

El convoy de vehículos es el primero al que Rusia concede el paso seguro en casi dos semanas. Sin embargo, sólo cuatro autobuses llegaron a la ciudad de Zaporizhzhia, ubicada a 140 millas al norte de Mariupol, el resto fueron retenidos al caer la noche por los puestos de control rusos a lo largo de la ruta, de acuerdo a las autoridades.

Un puñado de coches privados también pudo pasar.

“Todo lo que se ve, cuando no se permite salir a la gente, cuando los autobuses no salen y no hay evacuación, es una violación de las garantías de Rusia”, dijo la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, que se reunió con las personas que transportaron los autobuses varias horas después de que los misiles golpearon en las afueras de la ciudad.

El corredor humanitario es el último de una serie de intentos discutidos por Ucrania y Rusia para evacuar a los civiles de Mariupol. Otros acuerdos han fracasado debido a la desconfianza.

La victoria en la ciudad sería la más importante para Rusia en esta guerra hasta la fecha. La ciudad portuaria es fundamental para las esperanzas rusas de formar un corredor terrestre ininterrumpido que se extienda desde la región oriental de Donbás, fronteriza con Rusia, hasta la península de Crimea, que Rusia anexionó en 2014.

El jueves, los civiles fugados llegaron con historias de horror sobre las brutales tácticas que habían utilizado las fuerzas rusas. Dijeron que los incesantes bombardeos habían iluminado el cielo mientras los soldados rusos iban casa por casa en busca de supuestos enemigos. Las familias estuvieron viviendo bajo tierra y sobrevivieron alimentándose con pasta seca y granos crudos. Incluso algunos se aventuraron a buscar agua potable cuando sabían que la acción podía conducirlos a la muerte.

“El suelo temblaba”, dijo Ruslana, sentada junto a su hija mientras comía su primera comida en semanas -pan fresco y fruta, dentro del centro de recepción de Zaporizhzhia.

Al igual que otros civiles que fueron entrevistados, no compartió su apellido por temor a la seguridad de su familia.

“Lo más aterrador fue que cuando salías a la calle, veías que a nadie se le permitía recoger los cadáveres”, dijo, abriendo los ojos. “Muchos edificios estaban en llamas. Sabemos que muchas familias se quemaron vivas”.

Cuando el primer autobús abrió sus puertas en Zaporizhzhia, muchas de las familias se limitaron a sentarse y esperar, como si lucharan por comprender que estaban a salvo. Algunos niños se quedaron quietos. Miraban en silencio a los policías y voluntarios ucranianos que registraban su llegada.

En el exterior de un autobús color amarillo, un grupo de familias lloraban unas sobre otras cuando los periodistas les preguntaban por las condiciones de las que habían escapado. “No había luz, no había agua”, gritaba una mujer. “Era un infierno”, dijo otra.

Una anciana cerró los ojos y se quedó con la mirada perdida en medio del caos mientras colgaba su cabeza y había lágrimas en sus mejillas.

En una rara reunión televisada emitida el jueves, Putin se dirigió al ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, y le dijo que “el trabajo de las fuerzas armadas para liberar Mariupol ha sido un éxito. Enhorabuena”.

Añadió que había “cancelado” los planes de asaltar la planta y expulsar por la fuerza a los ucranianos que quedaban, que desde hace días se niegan a rendirse.

Pero un subcomandante de las últimas fuerzas que luchan por Ucrania en Mariupol dijo el jueves que sus tropas seguían luchando, incluso cuando los funcionarios rusos reclamaban la victoria.

Svyatoslav Palamar, subcomandante del Regimiento Azov, un grupo nacionalista que forma parte de la Guardia Nacional de Ucrania, dijo desde la planta siderúrgica de Azovstal, donde sus tropas y la 36ª Brigada de Marinos han rechazado el asalto de Rusia, estaban “rodeados” pero que “seguían defendiéndose”.

Palamar pudo comunicarse con The Washington Post a través de mensajes por satélite con la periodista independiente Khrystyna Bondarenko, a quién describió una versión que contradice las afirmaciones rusas de victoria.

Dijo que los combatientes ucranianos en Azovstal habían repelido un avance y dañado vehículos militares rusos.

“Estamos en Mariupol… así que mientras estemos aquí, nadie se ha rendido en Mariupol”, dijo Palamar, aunque reconoció que estaban agotados y necesitaban ser evacuados.

Palamar dijo que las fuerzas rusas lo intentaron durante dos días, pero que finalmente no lograron asaltar Azovstal. Mencionó que los aviones cazas ucranianos destruyeron tres tanques rusos, dos vehículos de combate de infantería, un vehículo blindado de transporte de personal “y mucha infantería”. “El enemigo fue incapaz de tomar Azovstal en una tormenta”, dijo. “Por ahora, esta es la situación”.

Aunque Putin haya ordenado a sus tropas que no avancen hacia la planta, las fuerzas rusas siguen bombardeándola, dijo Palamar.

El asesor presidencial ucraniano Oleksiy Arestovych dijo el jueves que las afirmaciones rusas de la victoria en Mariupol eran prematuras. “No pueden tomar físicamente Azovstal, lo han entendido; han experimentado enormes pérdidas allí”.

Shoigu, el jefe de la defensa rusa, estimó el jueves que unos 2,000 soldados permanecen en Azovstal, mientras que Vereshchuk dijo que había unos 1,000 civiles y 500 soldados heridos allí, y pidió “un corredor humanitario urgente” para sacarlos.

Palamar informó que los civiles pedían garantías de su seguridad antes de aceptar abandonar la planta. Solicitó “al mundo entero que apoye a nuestro presidente y a nuestros políticos para que den una garantía de salida segura a los civiles, saquen a los heridos y a los muertos y evacuen a la guarnición que defiende Mariupol”.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Infobae