España destapa un fraude a su sistema nacional de trasplantes

España destapa un fraude a su sistema nacional de trasplantes

 España es desde hace un cuarto de siglo líder mundial en trasplantes. Su sistema nacional de donaciones, admirado y estudiado por otros países, acaba de ser víctima de un fraude por el que ciudadanos procedentes de Bulgaria accedían a diálisis y trasplantes de riñón.

Seis ciudadanos de ese país lograron que se les implantara un riñón y otros ocho recibieron diálisis a través de altas ficticias a la Seguridad Social, según desvelaron hoy las fuerzas de seguridad.

El coste de estos tratamientos para el sistema sanitario español público ha ascendido a 1,5 millones de euros. En España se hacen anualmente unos 3.000 trasplantes de riñón. Cada uno tiene un costo de 50.000 euros, la misma cantidad que un año de diálisis.

Las investigaciones arrancaron el año pasado, cuando la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) detectó un número anómalo de búlgaros en lista de espera para trasplantes renales.

Los enfermos llegaban a España en avión o autobús, acudían a un centro de salud porque precisaban hemodiálisis y se daban de alta en la seguridad social tras ser contratados de manera fraudulenta por empresas ficticias que cobraban por ello.

Detrás no había una organización criminal, sino un efecto llamada por el boca a oreja, según la Guardia Civil española.

A los investigadores les llamó la atención que pese a necesitar hasta cuatro horas de diálisis diarias, se daban de alta como jardineros, empleados de hogar o trabajadores de la construcción, tareas difíciles de realizar para enfermos renales en ese estado.

El fraude fue descubierto en la región del Madrid, pero las fuerzasde seguridad no descartan que puede haber otros casos en otras regiones, lo que se va a investigar.

En España hay ahora mismo 25.000 personas en diálisis y unas 4.330 en espera de un trasplante de riñón.

Los seis enfermos búlgaros que lo recibieron de manera fraudulenta podrán quedarse en el país porque necesitan un seguimiento y un tratamiento, pero se enfrentan a hasta seis años de cárcel.
En total hay 20 personas imputadas: 14 por fraude a la Seguridad Social y seis como falsos empleadores.

Frente a los casi 3.000 trasplantes renales anuales en España, en Bulgaria se hacen 58. Y frente a la tasa de donantes española de 40 por cada millón de habitantes, la búlgara es de cinco.

Agencias