De los hubs al transporte terrestre: sorteando la cadena de suministro

De los hubs al transporte terrestre: sorteando la cadena de suministro

Si durante un tiempo la innovación parecía que solo llegaba por la vía del transporte aéreo, que digitalizaba no solo sus procesos dentro de los vuelos sino, sobre todo, desde la gestión de los aeropuertos, es el momento de poner en relieve el esfuerzo de flotas y transporte terrestre.

Durante los últimos años, la tecnología se ha puesto al servicio del transporte por tierra para poder dotar a las empresas de una serie de avances que han servido para hacer más competitivo el sector.

Tanto es así que, a día de hoy, es una de las vías de comunicación y transporte más usados por las empresas para las entregas a clientes y para trasladar productos y materias primas de un destino a otro.

¿Cuáles han sido los principales avances? Para empezar, la posibilidad de hacer un seguimiento vía gps de los vehículos. Esto, que a priori a muchos les parecía una intromisión, en realidad ha servido a las empresas para poder ir tomando decisiones sobre la marcha apoyando el trabajo de los conductores. Gracias a este tipo de información en tiempo real han conseguido evitar vías cortadas por inclemencias del tiempo, atascos y demás incidentes en carretera.

Además, la inclusión desde cabina de dispositivos como las dash cams han dado más info a las compañías del tipo de ruta que tienen que llevar a cabo, los incidentes que pueden encontrarse en la carretera y que no son propiciados por los propios conductores – esto ha llevado a muchas compañías a incluso renegociar los precios de sus seguros y a aclarar accidentes responsabilidad de otros conductores – así como a servir como elemento disuasorio para los robos habituales tanto en cabina como en carga de los camiones.

También, gracias a softwares específicos diseñados para la gestión del transporte, se puede monitorizar y gestionar en tiempo real y de forma mucho más ágil los cambios de conductor, los registros de conducción para presentar a las autoridades de ser necesario, los papeleos de carga en origen y destino y un sinfín de procedimientos internos que, gracias a los datos extraídos, se han podido optimizar para ahorro no solo energético – conducciones más sostenibles para evitar un mayor gasto en combustible, entre otros – sino también en el tiempo administrativo.

 

¿Cómo conjugar el transporte terrestre con el resto?

 

Los hubs aéreos y ferroviarios, así como los marítimos, se están encargando de hacer mucho más ágil y útil el servicio de transporte por tierra.

Gracias a las carreteras y, sobre todo, a la red de transporte creada no solo en Colombia sino en gran parte de Sudamérica, así como la comunicación comercial entre países se ha podido ir sorteando de una forma eficaz la falta de ciertos materiales en la cadena de suministro.

Desde puertos, aeropuertos y estaciones se ha conseguido movilizar de nuevo la mercancía que se quedó paralizada en algunos puntos claves de la cadena de suministro. Gracias al esfuerzo y comunicación tecnológica entre ellos y el transporte terrestre se ha salvado en muchos casos que haya desabastecimiento de productos de primera necesidad” explican desde el sector.

 

Noticia al Día