María Golajovski o América Alonso la actriz de origen yugoslavo que se ganó el corazón de los venezolanos

María Golajovski o América Alonso la actriz de origen yugoslavo que se ganó el corazón de los venezolanos (+Video)

María Golajovski o América Alonso la actriz de origen yugoslavo que se ganó el corazón de los venezolanos. Foto: Agencias

La noticia de la muerte de la reconocida actriz América Alonso ha conmocionado el mundo artístico y ha traído a la memoria de sus amigos, conocidos, familiares y seguidores momentos importantes de su actuación en la pantalla chica.

Muchos no lo saben, pero América Alonso era apenas su nombre artístico, ya que se llamaba María Golajovski, y fue una estrella de la Venezuela del pasado, que se quedó en los corazones de muchas personas por su simpatía, y su maravillosa actuación en las telenovelas.

Hija de inmigrantes de la revolución rusa, vivió bajo el fascismo primero y después bajo el comunismo. «El comunismo mató a mi padre, a mí me resulta sumamente difícil hablar de la experiencia de la pérdida de mi padre. Yo estaba sola con mi papá cuando lo fueron a buscar, y ahí nos quedamos mamá y yo solas», narró alguna vez y el llanto le quebró la voz.

Llegó a Caracas con su mamá Natacha, procedente de Europa, dejando atrás los horrores de una conflagración y las sórdidas pasantías por los campos de concentración, el 18 de septiembre de 1948.

Lea también: Muere América Alonso, la primera actriz venezolana

Tal como muchas otras estrellas del mundo de la actuación, empezó su carrera en la escuela de Juana Sujo, que además le enseño a pronunciar el idioma castellano y a ser la estrella en la que se convirtió.

Con el paso del tiempo se hizo conocida en el Teatro del Pueblo, en donde actuó en la obra «El árbol que anda» y luego firmó su primer contrato de 800 bolívares mensuales, pero poco después la llamaron de la Televisora Nacional de Venezuela y más tarde participó en el lanzamiento de Radio Caracas Televisión en 1953 con la zarzuela «Los gavilanes»

Ahí le recomendaron cambiar su nombre de pila, María, por América, en honor al continente donde renació y su apellido yugoslavo por el de la bailarina Alicia Alonso. Desde entonces su nombre es marca de calidad en todo lo hizo, desde producciones cómicas hasta publicitarias, pero sin descuidar el teatro y el cine. El asombroso récord de sus trabajos los tiene en su archivo y será un indispensable documento de consulta.

 

Pero una enfermedad tocó a su puerta en los años 80, y la obligó a disminuir la marcha. «En Bogotá, cuando hacia la comedia Yo me bajo en la próxima y ¿usted? de Adolfo Marsillach, comenzaron mis dolores infernales, pero en Caracas logré actuar en la obra Lo que dejo la tempestad de César Rengifo, dirigida por Carlos Giménez, y me despedí con la ópera prima del cineasta Miguel Curiel, Una noche oriental. En los 90, durante un breve mejoría, pude trabajar en la miniserie Sara de Venevisión».

Su primer matrimonio fue en 1959, con Mario Bertoul, con el que tuvo a dos hijos, llamados Roberto y Alejandro. “Hoy en día son profesionales, uno vive en Miami y el otro en Santiago de Chile. Ya me hicieron cuatro veces abuela y eso me estimula a seguir viviendo porque son unas niñas adorables y entregadas a sus estudios”, dijo en una entrevista.

Luego se divorció de Mario y se casó con Daniel Farías porque tenía más cosas en común, sobre todo lo relacionado al arte teatral. Orgullosa de tener su cédula venezolana con el número 1.862.948, confesó que no era millonaria. “Recibo sendas pensiones del Estado: la del Premio Nacional de Teatro 1991 y la del IVSS, y cuento con el apoyo de mis hijos”.

En televisión fue muy recordada por el programa «Casos y cosas de casa» con el actor Jorge Félix. Luego se quedó para hacer una impresionante carrera en todos los rubros de las artes escénicas, por lo cual mereció el Premio Nacional de Teatro de 1991. Ni la retiran ni se retira, a pesar de que desde 1984 sufrió de tortícolis cervical severa, dolencia de origen genético que la hace consumir fármacos prescritos con récipes morados y usar un collarín, especie de gorguera de acero, permanente.

A pesar de su enfermedad, llegó a colaborar con el director Daniel Uribe Osío en los interminables ensayos de algunos de sus espectáculos. «El monta y yo atiendo a los actores y actrices». Es una maravilla este trabajo, precisamente cuando el teatro venezolano perdió la guerra o tocó fondo en los años 90 por la muerte de un grupo valioso de teatreros.

Montó obras de teatro, donde le tocó dirigir con mucho acierto y profesionalismo. Nuestra querida América Alonso se fue a vivir con sus hijos en la ciudad de Miami, pero nunca se desligó de la tierra que la vio brillar. Donde echó sus raíces, a pesar de haber nacido en una Yugoslavia en guerra a causa del Comunismo.

 

Falleció el sábado 14 de mayo del 2022 en la ciudad de Miami acompañada por sus familiares.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Con información de Así es Venezuela