El autógrafo de América Alonso

El autógrafo de América Alonso

américa alonso-autógrafo-adios pues caracas

Amérixa Alonso

En 1977 era un joven de 16 años. Chico de Mi barrio le asentaba. Era del barrio, un mundo por descubrir. Había leído varios libros de los cuales tres le habían impactado: La isla del tesoro, La Cabaña del Tío Tom y María del colombiano Jorge Isaac. Luchaba callado con las limitaciones impuestas por la pobreza. El cine le parecía una manera de conocer el mundo, de viajar a esos países de tan lejanos inalcanzables. Había salido de una sala donde pasaban Guerra de Las Galaxias Episodio IV «Una nueva esperanza». Caminó por inercia de la Pasarella de La Libertador, por las vitrinas del Centro Comercial San Felipe hasta llegar al Mercado Principal (Hoy Lía Bermúdez), a un costado la tarima y con un paraban, pocos espectadores, en escena una mujer pequeña de voz ronquita,pero, acariciante, el cabello negro espeso, unos ojos verdes que alumbraban. 

El muchacho se acercó al borde la tarima para verla lo mas cerca. Estaba hipnotizado. Se trataba del monólogo » Adiós pues Caracas» recopilación de textos costumbristas que hizo José Gabriel Núñez. América Alonso iba tras el paraban, se cambiaba en segundos y era otra mujer, otro cuento, otra historia. Al cerrar, hizo la reverencia al soberano. El joven le quedó allí mirándola absorto. Los ojos eran los mas bellos que había visto. Ella le sonrió. No pudo decir nada, abrió una agenda que llevaba, la extendió para tener un autógrafo. Pensó sería una firma normal, en algun lugar de la hoja, pero, no, América Alonso se tomó todo el centro unido y allí dejó estampada su firma, su nombre ocupando todo el espacio, grande, definido, marcado con la fuerza de su corazón. 

Tambien puedes leer: https://noticialdia.com/farandula/maria-golajovski-o-america-alonso-la-actriz-de-origen-yugoslavo-que-se-gano-el-corazon-de-los-venezolanos/

Ella continuó su vida hasta ayer que se supo de su muerte. Todavía aquel joven huesudo y feo, recuerda sus ojos verdes y en una agenda vieja soporta los años guardando el autógrafo de América Alonso o María Golajovski.

JC