Primera semana de embarazo: ¡Empieza la aventura!

Primera semana de embarazo: ¡Empieza la aventura!

Tu óvulo fertilizado se divide por primera vez tan sólo un día después de haber sido fecundado. La división continúa los siguientes días y se forma una bola, llamada blastocito, que en los primeros cuatro días puede llegar a tener más de 100 células.

Al ser fertilizado por los espermatozoides, el óvulo comienza a dividirse y forma una bola, que en los primeros días puede llegar a tener más de cien células.

A los cinco días, las células empiezan a separarse en dos grupos. El grupo de células del aro exterior formará la placenta que acogerá a tu bebé. Las células del aro interior se convertirán en el embrión en sí mismo. Estas células interiores son las llamadas células madre, que tienen la extraordinaria capacidad de transformarse en más de 200 clases de células de cualquier parte del cuerpo (por eso son tan interesantes para investigar tratamientos de determinadas enfermedades).

A los siete días, el óvulo fertilizado desciende por las trompas de Falopio y llega hasta el útero, su refugio en los próximos nueve meses.

Ya ha pasado más de una semana desde la concepción, aunque hasta que tengas la primera falta en la regla, no sabrás nada sobre tu embarazo. Aunque, todo hay que decirlo, hay mamás que notan cambios hormonales enseguida. Sea como sea, estás embarazada.

Hay mujeres que no perciben señales de embarazo y sólo lo descubren por el retraso de la regla. Por otro lado, las hay quienes pueden experimentar diferentes síntomas de embarazo:

Fatiga y cansancio en el embarazo
Náuseas y vómitos (sobre todo al levantarte por la mañana)
Un aumento del volumen de los pechos
Más ganas de orinar (dado que el crecimiento del útero ejerce presión sobre la vejiga)
Presión en la pelvis y la cadera
Un sentido del olfato más desarrollado de lo habitual
Algún antojo

Agencias