Esto piensa la periodista, poeta, escritora y ahora coach, Marlene Nava del Día de la mujer

Esto piensa la periodista, poeta, escritora y ahora coach, Marlene Nava del Día de la mujer

Marlene Nava

Me van a perdonar, pero yo nunca entendí esto de celebrar el día de la mujer. Siento que, para tener lógica, debería existir, en todo caso un día del hombre.De lo contrario establece una diferencia que nos mengua en esa dizque lucha por la igualdad. Yo pienso que la igualdad se construye.Y entonces nace de una manera natural. Siempre he tenido la sensación de que somos las propias mujeres las que nos segregamos, las que apelamos a nuestra «debilidad» con diferentes fines, entre ellos (vamos a confesarlo) a manipular de vez en cuando (algunas, más veces que de vez en cuando). Tambi´`en he sentido a lo largo de la vida, sin llegar a algunos extremos de Simone de Beauvoir, que ciertamente los débiles son los hombres. Y que la naturaleza les impuso una dependencia sempiterna, desde el arrullo de sus primeras huellas, de la mujer, de todas las mujeres con la que se va tropezando. Y que, aunque ciertamente ellos diseñaron las estructuras sociales, en el fondo la mujer dejó correr estos diseños machistas porque de algún modo le resultaba más cómodo. Yo nací en una época intermedia entre aquella de mi madre y mis abuelas confinadas a la casa, la cocina y las preocupaciones domésticas; y la de hoy, de la mujer salidora (a veces, más que pasada) que asume la vida sin miedo y se regodea en su propia idnependencia. Y gracias a Dios, a mi me criaron bajo los preceptos que regían para los hombres de mi tiempo. Primero, estudio. Segundo, trabajo. Tercero, matrimonio, si llega (entonces esta era una búsqueda desesperada), Y eso me puso en el mercado laboral a los 18 años, me llevó a triunfar en la carrera antes de los 30. Y me hizo encontrar, después de varios amores, una relación bonita, duradera, de compañerismo y madurez. Y en cuanto a mis oificios, siempre traté los hombres de tñu a tñu, sin remilgos engañosos, por lo cual he sido su compañera, confidente y amiga por los siglos de los siglos,. Todo esto sin perder mi coqueter´`ia natural y sin creerme ni más ni menos que un ser humano que camina conmigo, a mi lado, de mia tamaño, por la vida hacia el futuro,. Yo no celebro el día de la mujer. Yo celebro el tiempo de lña humanidad.