Residente y Putin: Mundo violento

Residente y Putin: Mundo violento

Ambos tienen motivaciones para hacer lo que hacen. Con  o sin razón. En el caso de Putin como Gobernante de una Potencia Mundial y ancestral opositor al Imperio de Occidente sus argumentaciones caen en una maraña de procesos históricos como que, Ucrania, antes era de Rusia o formaba parte de la Unión de Repúblicas Socialistas (URSS) las cuales, por algo, se desarmaron constituyendo estados libres e independientes. Putin no acepta que Ucrania se amiste con sus enemigos y permita su presencia, prácticamente, en sus narices. Putin exige a Ucrania ceder Crimea, Dombass y Lugansk, así entonces, despertó una mañana haciendo una guerra incomprensible y que pocos se atreven a explicar. Los combates han pasado de ser lanzamientos de bombas con precisión quirúrgica, tomas de centrales nucleares a balaceras urbanas. Nadie sabe con precisión el números de bajas en ambos bandos.

Lo de Residente y  J. Balvin es un poco mas doméstico, pero, no menos violento. Es muy frecuente los enfrentamientos entre artistas cantantes y compositores. Las rivales en las artes han existido toda la vida. Conocemos el caso del genial Mozart y Antonio Salieri. En Venezuela los juglares del llano hacen contrapunteos donde los ataques suben el tono y, algunos, terminan en trompadas y balazos. Lo mismo pasaba con los charros mexicanos.

Que recordemos Residente dijo que la música y las canciones de J. Balvin era como un perrocaliente. El colombiano se defendió tomando la idea y montó su carrito de perros.

En esta oportunidad, J. Balvin – téngale cariño o no – pasaba por el momento duro: “Balvin tenía a su madre delicada con el Covid19”, nos informa la reportera de espectáculos y cultura Ernestina García. Han dicho que la canción de Residente “es un asesinato con un lápiz”, Ricardo Montaner ha sostenido que es “un derroche de talento”. Nadie desestima la calidad y la profundidad del cerebro de Calle 13. René es uno de los cantantes mejor preparado. El talento para el uso del verbo es magistral. Cuando quiere enamorar es sublimemente tierno, sus quejas sociales, el retrato del dolor interno lo hace con una belleza conmovedora, ahora, cuando ataca, sus palabras son dardos, municiones pesadas, dagas hirientes.

Balvin estaba en una situación difícil con su progenitora y Residente lanzó el misil digamos que en el poeor momento.

Es un mundo violento. Lo somos muchas veces sin saberlo, sin entenderlo. Cuando usted sale y no saluda, cuando no da los buenos días, ni se percata del conserje, del señor que cuida carros en el estacionamiento del supermercado, cuando a sus empleados les reclama, regaña y ofende, en lugar de enseñarles a hacer lo que usted desea o lo que usted sabe hacer, entonces, es violento, fomenta la violencia y quien a hierro mata no puede morir a sombrerazos.

Es un mundo violento.

JC