Entretenimiento

J Balvin se postula al trono del reggaeton en el Pabellón Olímpic de Badalona

por Andrea Guerrero
Noticia al Día

El éxito de asistencia de público en ciudades europeas tan dispares como Colonia o París ya pronosticaba que ‘Qué bueno volver a verte Tour’, la última gira mundial de J Balvin, iba a ser todo un acontecimiento en el que el reggaetonero colombiano se postularse como uno de los reyes del género, sospecha que ha confirmado en su primera fecha en España en el Pabellón Olímpic de Badalona.

Así pues, con un público completamente entregado al latineo, que minutos antes de que comenzara el show ya bailaba con todo lo que saliera de los altavoces del Olímpic de Badalona, el artista de Medellín ha comenzado, ataviado con una chupa metalizada, unas gafas de sol y bajo el lema de ‘Vamos a Fucking Romperla’, con ‘Mi gente’, el tema que incluyó en ‘Vibras’ (2018), y que en su momento hizo elevar al estatus de Balvin de icono del género urbano a estrella mundial.

Solo ha necesitado los dos siguientes temas, ‘Colmillo’ y ‘Dientes’, para situar el listón de lo que sería el resto de la velada: un derroche energético, al que el pabellón ha respondido sin un ápice de duda, para confirmar que Balvin (Medellín, 1985) es puro ‘Reggaeton’, título del tema con el que ha seguido.

El colombiano, que se ha presentado ante Barcelona como «Jose, de Medellín», ha seguido desplegando su catálogo de lo que ya son himnos del género urbano latino con ‘Loco contigo’, ‘Con altura’, tema compartido con Rosalía, ‘Blanco’ y ‘X’.

Desde una estructura puesta en el centro del escenario, que a ratos le ha servido de tarima a él o a su cuerpo de bailarines, y con un trabajado juego de luces y visuales, Balvin ha seguido con ‘I like It’, ‘6 AM’ o ‘Ay vamos’, temas que llevan sonando en las discotecas españolas desde hace casi una década y que ya están impregnados en el imaginario festivo de toda una generación.

Tras un breve cambio de vestuario, el reggaetonero ha aparecido sobre el escenario del pabellón con un conjunto tejano repleto de brillos, con el que ha brindado ‘Amarillo’, ‘Safari’, – acompañado con un baile tan sensual como la canción– o ‘Contra la pared’.

La inmensa mayoría de los 6.700 asistentes al Olímpic de Badalona, tanto los que estaban en pista como los que tenían un asiento asignado, se han pasado la velada entera de pie bailando, aprovechando que ‘Ginza’, ‘Ahora dice’ o ‘Qué más pues’ se prestan a todo menos al hieratismo.

Pese a lo festivo de toda la discografía de J Balvin, el colombiano siempre deja lugar a un par de baladas románticas, porque ‘La canción’, con Bad Bunny, uno de sus temas con más reproducciones, ‘Rojo’, acompañada por un trío de cuerda, o ‘AM’ dan buena muestra de la versatilidad de Balvin a la hora de plasmar cualquier color del espectro de los sentimientos en su música.

Al terminar con la breve anomalía romántica, J Balvin ha invitado a dos chicas del público para cantar ‘Otra vez’ y ‘Qué pretendes’, a las que ha seguido un medley de ‘Azul’, ‘Quiero repetir’, ‘No es justo’, ‘Poblado’ y ‘Otra vez’.

Con ‘Bonita’ y sobre todo con ‘Triple S’, tema que ha aprovechado para preguntar si entre el público había alguna mujer «suelta, soltera y sin nadie que la joda» ha caldeado el ambiente del pabellón, que ha estallado después de mostrar el torso desnudo al final de ‘No me conoce’.

Para cerrar el show de ‘Qué bueno volver a verte Tour’ en Barcelona han aparecido sobre el escenario dos manos gigantes que ha completado la figura de un alien, y que han abrazado a Balvin mientras este hacía bailar al pabellón con ‘Ritmo’, ‘Qué calor’ e ‘In da Getto’.

Noticia al Día / EFE