Cómo hervir correctamente papa, remolacha y huevo

Cómo hervir correctamente papa, remolacha y huevo

Foto: Cortesía

Los alimentos como la papa, remolacha y el huevo son componentes indispensables para el ser humano en una dieta saludable y es un consumo diario suficiente.

A la hora de cocinar dichas verduras, tenemos varias opciones. Una de ellas es no cocinarlas en absoluto. Esta opción es la más eficiente en cuanto a contenido de nutrientes, puesto que cualquier forma de calor se alterará la cantidad de vitaminas y minerales. Las verduras crudas son muy nutritivas y puedes comerlas, por ejemplo, en los batidos del desayuno o en ricas ensaladas, Sin embargo, conviene no abusar de vegetales crudos, ya que la cocción favorece su metabolismo y ayuda en el proceso digestivo.

Otra opción es cocerlas en agua. Si nos decidimos por esta alternativa, debemos tener en cuenta que lo mejor es hacerlo con poca cantidad de líquido y procurando consumirlo también, ya que parte de sus propiedades se quedan en el agua. Podemos utilizar el agua para hacer una sopa o mezclar todos los ingredientes y preparar un rico puré.

La última opción y más saludable es cocinarlas al vapor. De esta manera conservan casi todas sus propiedades y conseguiremos una textura más consistente y un sabor más fresco. Cuando están cocinadas al vapor, las verduras mantienen un verde intenso y una apariencia irresistible.

Cuánto tiempo hay que dejarlas cocinando

Los vegetales crudos contienen mayor cantidad de nutrientes, pero el esfuerzo digestivo que debemos hacer es mayor para metabolizarlos. Pues cocinarlas para favorecer la asimilación de nutrientes, pero durante poco tiempo, para mantener mayor número de vitaminas y minerales.

Tanto al vapor como cocido con agua, la mejor forma de mantener intactas las propiedades de las verduras es:

  • Mantener el fuego al mínimo durante toda la cocción.
  • Cocer durante muy poco tiempo.
  • Colocar vinagre o limón en el agua de cocción de verduras rojas o moradas para acentuar su color.
  • Comer inmediatamente despues de haberlas cocinado
  • Hervir durante 5 a 10 minutos

Cuando la verdura está ligeramente hecha, mantiene una textura crujiente exquisita. Por alguna razón, nos hemos acostumbrado a comer la verdura blanda y demasiado cocinada pero es preferible mantenerla al dente. Esa textura firme y su color intenso nos van a proporcionar un verdadero placer culinario.

También debemos aliñarla con poca sal. Es la mejor forma de degustar el sabor y la textura y la manera más saludable de asimilar todos los nutrientes, sin sobrecargar al organismo con salsas pesadas que no aportan otra cosa que grasas saturada.

Ahora que ya tienes claro cómo cocinar las verduras, ha llegado el momento de elaborar tu propia dieta sana y equilibrada.

Foto: Cortesía

Daniela Romero/Pasante 

Noticia al Día