Se invirtieron los papeles: Pagar en dólares es más lento que por punto

“Dolarización” anárquica: Zulianos que pagan con divisas hacen maromas para redondear la cuenta

Foto: Jorge Fernández

Pagar con dólares tiene a los maracaiberos haciendo maromas para cuadrar el redondo de la cuenta.  Lo que antes fue una solución a la escasez de efectivo, ahora es una ecuación de anexar más cosas a la lista, impuestas por el establecimiento o  dejar productos en la caja, sin llevarte lo que quieres.

Colas inamovibles y variedad de artículos devueltos se evidencian en las cajas de los supermercados de Maracaibo, si bien, utilizar las monedas extranjeras (dólares y pesos colombianos) era la opción para no hacer cola, ahora los papeles se invirtieron, las filas de las cajas registradoras delimitadas, «sólo para efectivo (Bolívares y Dólares)», cada vez están más llenas y fluyen con más lentitud, incluso los compradores pueden pasar hasta una hora esperando por el protocolo de recibirle un billete. «Aparte que estamos viviendo ya en una dolarización, también se volvió una anarquía», exclamó una clienta mientras permanecía en la cola para pagar en un establecimiento, ya que esperaba pasar más rápido por cancelar en divisas.

«El billete está rayado, le falta una puntica, está arrugado y así no te lo puedo recibir», son los comentarios que frecuentemente los cajeros les brindan a sus clientes a la hora de recibir la moneda extranjera. Cuando se trata de billetes de alta denominación, el protocolo es aún mayor, desde aplicarle un lector de serial, llamar al gerente, agendar los números telefónicos de los compradores en una libreta de contactos y tomarle fotos al billete junto a la cédula del comprador, son parte de las «pruebas» que se tienen que aprobar para lograr salir con algo del supermercado.

Otra de las razones más frecuentes por la cuales se deben devolver los artículos cuando se está a punto de pagar, es toparse con la constante observación, «no tengo cambio», los maracuchos deben armar una compra basándose en el equivalente del dólar que tengan. A veces «el combo» no es de elección propia, pero con tal de salir con uno de los rubros que se consiguen a «buen precio», no queda más que intentar completar la cuenta.

Lo que antes fue la solución para evitar las largas filas, ahora es el problema de perder tiempo en los supermercados. A los maracaiberos se les va la vida en colas y no consiguen solución para salir del ciclo atropellado de la situación económica actual.

 

Any Vargas

Noticia al Día