Dicom afectaría tasa en casas de cambio de la frontera

Dicom afectaría tasa en casas de cambio de la frontera

La puesta en marcha del Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario de Mercado Flotante (Dicom) no tendrá ningún impacto en la tasa paralela de frontera, pero sí en las casas de cambio en Táchira y Zulia que venden pesos colombianos.

La afirmación corresponde al economista y catedrático de la Universidad Católica del Táchira, Aldo Contreras, quien recuerda además que el bolívar ha perdido valor frente al peso y que este miércoles se ubicó en 0,48.

Mientras exista un control de cambio con dos tasas (Dicom a Bs 2.000 promedio y Dipro a 10 bolívares), no habrá efecto positivo en la economía. El dólar paralelo es tres veces el precio del Dicom. Para que tenga algún efecto sobre el cambio paralelo habría que fijar una tasa única de cambio, lo que sería favorable para las actividades de frontera, dijo.

Recordó el experto que el pasado mes de enero el gobierno nacional en su afán de controlar el valor del bolívar frente al peso y las acciones de “mafias cambiarias”, instaló en los estados fronterizos con Colombia casas de cambio que ofrecían cuatro pesos por bolívar.

Pasados dos meses de iniciadas las operaciones la tasa de cambio bolívar peso de Italcambio pasó a 2,72 pesos por bolívar. Hace una semana se ubicó en 2,2 pesos por cada bolívar. Cuando se aplique el tipo de cambio Dicom, la tasa de cambio en Italcambio, que son las que operan en Táchira y Zulia, quedará entre 1,1 y 1,3 pesos por bolívar, sentenció el experto.

Ahora los venezolanos tendrán que pagar más bolívares para recibir la misma cantidad de pesos que estaban recibiendo semanas atrás.

“Siempre detrás de una devaluación del bolívar va a haber depreciación del tipo de cambio, por lo tanto, pérdida del poder adquisitivo.

Lista de espera

El gobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, vendió la idea de ofrecer pesos colombianos como la panacea para hacerle frente a la pérdida de valor del bolívar en la frontera para que los ciudadanos pudieran adquirir productos y servicios en Colombia con un valor real de tasa de cambio, pero esto es aún “misión imposible” para quienes aún aguardan por una cita para comprar pesos.

Cada mañana decenas de ciudadanos acuden a las puertas de Italcambio con una sola pregunta: “¿por qué no me ha llegado la cita?”.

“Ya he venido tres veces y me responden lo mismo: debe tener paciencia porque son muchas las solicitudes y el sistema de selección es aleatorio”, le respondió un empleado de Italcambio a Johanna Benavides, quien desde marzo hizo la solicitud para la compra de pesos.

Marly Patiño solicitó las divisas en el mes de febrero, pero no fue hasta finales de abril que obtuvo la cita para comprar el equivalente a 500.000 pesos. Luego de la espera y de cumplir con los requisitos exigidos por Italcambio no fue posible concretar la operación.

“Cumplí con todo lo que me pidió Italcambio pero no tenía mi pasaporte vigente y es requisito indispensable para retirar los pesos en Cúcuta. No pude hacer nada. En agosto del año pasado renové mi pasaporte y no me ha llegado, tengo que pagar 67.800 bolívares para que me lo impriman me informaron en el Saime. Perdí la cita, la volví a hacer a principios de mayo por recomendaciones de Italcambio hice la solicitud en Ureña y a casi un mes no me llega”, dijo.

La tarjeta de movilidad fronteriza ha representado otro obstáculo para quienes desde los municipios fronterizos se desplazan hasta Cúcuta a buscar los pesos otorgados por Italcambio.

Marina Guédez viajó desde Mérida y al llegar al puente internacional Simón Bolívar conoció la noticia que no podía cruzar la frontera sin el pre-registro fronterizo.

“No me enteré que las cosas eran de otra manera, siempre había cruzado a Colombia sin ningún inconveniente ahora que logré la cita para comprar los pesos me encuentro que no puedo pasar sin una tarjeta que pide Colombia. Allá un muchacho en el puente me vio preocupada y dijo que me la podía sacar, que costaba 20.000 pesos y me la entregaba de una vez. No tenía esa cantidad de plata, así que me devolví a San Antonio y me la hicieron por 5.000 bolívares”.

La mayoría de los consultados a las puertas de Italcambio consideran que si la idea de instalar estas casas de cambio tuvo una buena acogida al principio de su creación, ahora cada vez son menos los beneficiados con las citas y cada día son más los bolívares que deben pagar por una misma cantidad de pesos.

El Estímulo