Por fraude fiscal millonario declaró Jorge Mendes, agente de Cristiano

Por fraude fiscal millonario declararon a Jorge Mendes, agente de Cristiano Ronaldo, Falcao, Mourinho y Di María

fraude fiscal

El agente de jugadores Jorge Mendes a su llegada a la corte de Pozuelo para hacer su declaración pór presunto fraude fiscal. Foto: AFP

Por un presunto fraude fiscal, el agente de futbolistas Jorge Mendes declaró este martes ante una jueza española, como parte de una investigación contra el colombiano Radamel Falcao, que al igual que otros clientes suyos habrían incurrido en esta práctica.

El portugués Mendes llegó al tribunal de Pozuelo de Alarcón, un acomodado municipio al oeste de la capital española, sobre las 11H00 de la mañana (09H00 GMT), constató un periodista de la AFP.

Vestido de traje oscuro y corbata negra, no hizo ninguna declaración a la prensa.

La audiencia, a puertas cerradas, se prolongó durante tres horas, tras la cual Mendes abandonó el juzgado por una salida discreta, según una fuente judicial.

Se esperaba que este martes se le notificaran los cargos que pesan en su contra, pero la fuente no pudo confirmar inmediatamente este punto.

Lucha contra el fraude fiscal

En los últimos meses, las autoridades españolas han intensificado su lucha contra el fraude fiscal en el fútbol.

Una de las piezas clave parece ser Jorge Mendes, también agente del delantero madridista Cristiano Ronaldo, que el 31 de julio deberá declarar también en Pozuelo por un presunto fraude fiscal de 14,7 millones de euros.

En el caso de este martes, Falcao, actualmente jugador del Mónaco, fue denunciado por la fiscalía por un presunto fraude fiscal de 5,66 millones de euros entre 2011 y 2013, cuando militaba en el Atlético de Madrid.

Falcao habría recurrido para ello a una red de sociedades domiciliadas en las Islas Vírgenes británicas, Irlanda, Colombia y Panamá.

Según el diario deportivo AS, en la audiencia Mendes negó prestar asesoría fiscal a sus clientes, afirmando que su trabajo se limita a «las negociaciones entre clubes y jugadores para traspasos y cesiones».

Su empresa, Gestifute, radicada en Portugal y fundada en 1996, ya había hecho un desmentido similar.

Ni Mendes ni Gestifute «participan o prestan un servicio vinculado, directa o indirectamente, a un asesoramiento financiero, fiscal o legal de sus clientes», afirmó la empresa en un comunicado el día en que se supo la convocatoria del agente ante la justicia.

Entramado fiscal 

Según el consorcio de medios que analizó miles de documentos sobre las prácticas fiscales de numerosos futbolistas, los llamados «Football Leaks», Mendes y Gestifute están detrás de una red de sociedades pantalla y cuentas offshore creadas para reducir el monto de los impuestos de sus clientes.

El objetivo de dicho montaje parece centrado en los derechos que corresponden a estos jugadores en concepto de publicidad, lo que se conoce como los derechos de imagen.

Hay Más fraude fiscal

Entre los demás clientes de Mendes están el ex entrenador portugués del Real Madrid José Mourinho, Fabio Coentrao, Ricardo Carvalho y Ángel Di María, todos ellos investigados por la justicia española por presunto fraude fiscal.

En el caso de Mourinho, Gestifute afirmó la semana pasada en un comunicado que la Agencia Tributaria española confirmó en su día, con un certificado, que éste «había regularizado su situación y que se encontraba al día de todas sus obligaciones tributarias».

Según el semanario alemán Der Spiegel, que obtuvo los documentos de «Football Leaks», Jorge Mendes habría permitido a sus clientes disimular al menos 185 millones de euros de ingresos a distintas administraciones fiscales.

Para ello habría recurrido, entre otras, a una empresa irlandesa, Multisports & Image Management, citada en varias investigaciones contra sus clientes, entre ellos Falcao y Di María.

Este último alcanzó recientemente un acuerdo amistoso con la fiscalía española, por el que reconoce un fraude de 1,3 millones de euros en concepto de derechos de imagen.

Después del Barça, el Madrid

Jorge Mendes, hijo de un obrero petroquímico de 51 años de edad, construyó solo su emporio tras haber sido DJ en su juventud y haber regentado un videoclub.

Ni él ni sus clientes son las primeras personalidades del mundo del fútbol en tener problemas con la Hacienda española.

En julio de 2016, el delantero argentino del FC Barcelona Leo Messi fue condenado a una pena de 21 meses de prisión, que podría ser conmutada por una multa. La condena fue pronunciada contra él y su padre Jorge Horacio, por haber defraudado 4,1 millones de euros procedentes de sus derechos de imagen.

Igualmente, el ex presidente del club catalán Sandro Rosell está actualmente en detención preventiva por un asunto de blanqueo.

El fraude fiscal está siendo investigado con bastante behemencia en España.