Brasil entonado y líder espera por Argentina

Brasil entonado y líder espera por Argentina

Brazil's Gabriel Jesus celebrates after scoring against Venezuela during their Russia 2018 FIFA World Cup qualifier football match, in Merida, Venezuela, on October 11, 2016. / AFP PHOTO / JUAN BARRETO

Gabriel Jesus  abrió el marcador para los brasileños. Foto: AFP

La selección de Brasil derrotó 2-0 a Venezuela, sumó su cuarto triunfo consecutivo bajo el comando del entrenador Tite y como nuevo líder de la clasificatoria sudamericana al Mundial de Rusia-2018 espera entonada a Argentina, su eterno rival.

«Una fecha perfecta», resumió el diario Folha.

Con un aprovechamiento del 100% desde que el exconductor del Corinthians sucedió al polémico Dunga, la `canarinha´ parece haber sepultado los fantasmas que se habían apoderado del equipo tras la traumática derrota por 7-1 contra Alemania en la semifinal de la Copa del Mundo 2014.

Ahora mira a todos desde arriba, con 21 puntos, uno más que Uruguay, al cabo de diez fechas disputadas. Y puede jactarse de que este último paso victorioso en su visita a Mérida fue sin Neymar, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas.

El 2-0 sirvió para afirmar el golpe timón dado por el equipo, que hasta hace poco tiempo atrás lucía como un gigante a la deriva en el sexto lugar de la clasificación mundialista y arrastraba una insólita eliminación en la primera fase de la Copa América.

«Cuatro juegos, cuatro victorias, liderazgo. Y por si fuera poco: los argentinos quintos!», dijo la publicación deportiva Lance en una nota titulada «Sigan al líder», que reproduce comentarios de sus lectores y refleja el ambiente festivo que retornó al fútbol más ganador de la historia.

Ahora, el Mineirao
El duelo con Venezuela, en último lugar de las eliminatorias con apenas dos puntos, comenzó a resolverse temprano cuando Gabriel Jesus marcó a los 7 minutos del primer tiempo, y terminó de remacharse con un preciso remate cruzado de Willian a poco del inicio de la segunda etapa.

El choque estuvo detenido por 20 minutos debido a un apagón de las luces del estadio Metropolitano de Mérida.
Brasil ahora velará las armas para enfrentar a Argentina, su eterno rival en todo, que navega en un mar de dudas tras caer de local ante Paraguay 1-0.

Las dos potencias regionales se cruzarán el 10 de noviembre con un ingrediente extra para el morbo: el partido será en el Mineirao, el estadio donde se descerrajó la debacle ante Alemania.

«Líder de las eliminatorias, Brasil no teme al escenario del 7-1», tituló el periódico Estadao, señalando que el partido con Argentina se jugará en el lugar «de la mayor humillación de su historia contra el principal rival continental».

Tite prefirió evitar referirse a ese partido o a los fantasmas del pasado reciente y optó por minimizar el hecho de que su equipo marche al tope de la clasificación. En cambio, cedió el centro de la escena a sus jugadores.

«Si tú no tienes atletas de calidad, no importa quién sea el entrenador. La esencia del fútbol es la calidad de los jugadores», señaló a periodistas al final del encuentro.

«Fue apenas un paso más», añadió, en una frase soltada al pasar, que parece condensar que después de mucho tiempo Brasil tiene la casa en orden.

AFP