Joven recién casado sobrevive tras caer en un volcán durante su luna de miel

Joven recién casado sobrevive tras caer en un volcán durante su luna de miel

Joven recién casado sobrevive tras caer en un volcán durante su luna de miel (Agencias)

El matrimonio entre Clay y Acaime Chastain, una joven pareja de Indiana (EEUU), comenzó de la manera más acidentada posible. Y, sin embargo, han tenido mucha suerte el joven recién casado. Tras sellar su amor en una bonita ceremonia de boda, el pasado 14 de julio partieron para vivir su luna de miel en la paradísiaca isla de San Cristóbal, en el Caribe, pero Clay sufrió un terrible accidente en un volcán que casi le cuesta la vida. Afortunadamente, todo se ha quedado en un susto y una aventura para recordar.

Llevaban cuatro días en su destino cuando ambos decidieron hacer una excursión al Monte Liamuiga, un volcán dormido que es uno de los atractivos turísticos de la isla. Una vez en la cumbre, el joven recién casado decidió descender el cráter para contemplar de cerca la exhuberante vegetación que alberga. A Acaime le pareció peligroso y decidió quedarse arriba. No le faltaba razón…

Durante el descenso, algo falló y Clay se precipitó en una caída de más de 15 metros. Cree que una de las cuerdas que estaba usando en el descenso se rompió, pero no está seguro… «Estaba escalando y, al momento siguiente, el mundo daba vueltas a mi alrededor y solo podía oir a mi pareja llamándome», cuenta el joven a la web local ‘IndyStar’.

Fueron momentos de una angustia infinita. Acaime no cesaba de llamarle, no podía oírlo. Él joven recién casado estaba aún consciente, pero había vomitado sangre. No había posibilidad de llamar a los servicios de emergencia porque en la zona no hay cobertura. Así que al final Acaime optó por bajar ella misma por el mismo peligroso camino en el que se había accidentado su marido. «Estaba aterrorizada por lo que me podía encontrar», admite.

Al llegar estaba malherido, pero todavía consciente, y entre ambos sacaron fuerzas de flaqueza para volver a escalar montaña arriba. Aún tenían que emprender el camino de descenso y, aunque al principio Clay pudo andar por su propio pie, no mantenía bien el equilibrio y volvió a vomitar. Acaime cargó entonces con su marido durante más de tres kilómetros hasta que lograron recuperar la cobertura para avisar a los servicios de emergencia.

Como consecuencia del accidente, Clay sufrió una importante conmoción cerebral (que le provocaba los vómitos) y varias fisuras en sus vértebras. No obstante, su mujer considera un verdadero «milagro» que no se rompiera ningún hueso. De igual forma, se siente enormemente afortunada por el apoyo que ha recibido.

Clay ha tenido que pasar varios días en el hospital en la isla y regresar luego en un avión medicalizado. Una operación muy costosa para la que amigos y familiares dieron a conocer su historia y abrieron un ‘crowdfunding’ online. Han recaudado más de 31.000 euros (35.000 dólares). «Es absolutamente increíble la cantidad de amor y apoyo que hemos recibido de absolutos extraños».

Tu Otro Diario