Madres luchadoras PARTE II: Yulimar Weffer, la ingeniera que es repostera

Madres luchadoras PARTE II: Yulimar Weffer, la ingeniera que es repostera

Madres luchadoras PARTE II: Yulimar Weffer, la ingeniera que es repostera

Hablar de las mujeres venezolanas, y en especial de aquellas que son madres es rendir tributo a la lucha, la perseverancia y sobre todo al sacrificio

Está amaneciendo y el ruido de los carros que transitan por la avenida Milagro Norte son como el cantar de gallo en esa zona al norte de Maracaibo. Allí, en una casa, aún por terminar, vive Yulimar Weffer, ella tiene 35 años y desde el 2010 es ingeniera en Petróleo egresada del Instituto Universitario Politécnico Santiago Mariño.

Nunca ejerció, pues las posibilidades de trabajo estaban puestas en la controversial petrolera o fuera del país. Por lo que continuó con el trabajo, que le ayudó a pagar sus estudios y llevar el pan a su casa, en el que duró nueve años en medio del olor a nuevo que desprenden las hojas impresas de libros y novelas en una librería.

En el año 2014, luego de un año de casada, tuvo que compartir el tiempo que debía pasar durante el día en la librería con la hija que por tanto tiempo soñó tener después de tantos intentos, pues uno de sus más grandes sueños estaba por cumplirse.

 

 

Anhelaba ser madre

“Decidimos tener un bebé, fue un poco difícil porque mis ansias de quedar embarazada se desvanecían cada vez que me hacía una prueba de embarazo y salía negativa. Hasta que, en julio del año 2013, llegó la mejor noticia del mundo: estaba embarazada”.

Pero después de ochos semanas su embarazo se vio afectado por un sangrado que según era un desprendimiento, por lo que se aferró a su anhelo, a su sueño de convertirse en madre y así venció, con mucho cuidado, cualquier diagnóstico.

“Y con tanto pedirle a Dios, a La Chinita y a José Gregorio Hernández mi embarazo se pudo lograr. Y el 20 de marzo del 2014, llegó la mayor bendición de mi vida, mi hija Victoria, a quien llamé así porque ella es una victoria para mí, porque de tanto buscarla Dios me la colocó en mi vientre y eso definitivamente es una victoria”, dijo con los ojos a punto de derramarse, mientras sostiene la mano de su hija.

Ser madre era su propósito, y al conjugarlo con la lucha y trabajo se convirtió en una forma de vida que muchas mujeres, muchas de ellas solas, deben enfrentar. “Haber podido ser madre ha sido una de las maravillosas experiencias que he pasado en la vida. Y he logrado entender el valor que debemos darle a nuestros padres. Ya entiendo que los hijos son los seres más preciados para nosotros”.

 

 

Se reinventó durante la pandemia

Yulimar y su esposo son una de esas tantas personas que, en medio de una intempestiva cuarentena, las limitaciones comerciales y la muerte rondando por las calles, se quedaron sin empleo, sin embargo, decidieron hacer frente a la adversidad, pues había una hija que alimentar.

“Mi esposo trabajó por muchos años en una panadería, y esa definitivamente fue su escuela, de allí aprendió todo lo que sabe. A mi esposo en agosto del 2020 lo sacan del trabajo por reducción de personal y después de caer un poco en depresión, decidimos poner en práctica lo que él sabía hacer y también lo aprendí”, dijo emocionada.

 

 

“Comenzamos con solo 5 dólares que teníamos en el bolsillo”

En medio de miles de problemas, preguntas sin respuestas y de noches sin dormir, le dieron uso al horno de su cocina de una manera distinta a la habitual y sobre una pequeña mesa se extendieron harinas, mezclas, azucares y moldes. Y como una familia unida sacaron el pecho ante la carencia.

“Comenzamos con solo 5 dólares que teníamos en el bolsillo. Era lo único que teníamos y muchas esperanzas. Y así comenzamos en este mundo. Sacar adelante a nuestra hija y sobre todo trabajar para forjar algo propio. Algo que sea nuestro y que nos haga llegar a donde queremos,” dijo mientras dejaba escapar una sonrisa.

Al tiempo crearon una diversidad de opciones, y la bautizaron con el nombre de su hija @dulcesvictoria_mcbo, porque esta es una “victoria” más. Han sido cómplices de las personas que quieren sorprender con un dulce en una fecha especial o de cumpleaños. Se han ganado el respeto y confianza de sus clientes que poco a poco se acrecienta.

“Tenemos muchos sueños y metas que cumplir. Y definitivamente hemos alcanzado varias. Aún nos faltan, pero vamos encaminados. Vivimos de la repostería, desde el año 2020 estamos en este dulce mundo”.

 

 

Lea también: Día de las Madres en Venezuela: el reconocimiento a la mujer luchadora

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día