- Publicidad -
lunes, marzo 20, 2023
24.2 C
Zulia

La Paradura del Niño: Un acto de fe en el que se da fin a las festividades navideñas

- Publicidad -

Con el sonido del cuatro, maracas y violines, entre otros instrumentos, se celebra la parada de Jesús en distintas regiones del país. Es una festividad denominada Paradura del Niño y se trata de un acto de fe en la que se pone de pie al Niño Dios.

Es una celebración propia de los Andes venezolanos, en la cual los devotos católicos festejan con rezos y cantos que el Niño Jesús ya puede levantarse. Se realiza desde el 1 de enero hasta el 2 de febrero, Día de la Candelaria, marcando la finalización de las festividades navideñas.

Los estados andinos Táchira, Mérida y Trujillo se preparan desde ese momento para recoger el pesebre, el arbolito, todos los adornos navideños para dar paso a esta celebración que por tradición se extiende un poco más.

En Trujillo se celebra en el municipio Juan Vicente Campos Elías, Bocono y otros lugares del estado.(Foto cortesía)

Los asistentes cantan, rezan y entonan coplas pidiéndole al Niño Dios por la salud, unión, paz y la reconciliación, así como la bendición del hogar en esta actividad religiosa en la que el devoto reza un rosario para anunciar y festejar que Jesús ya puede caminar.

Se le otorgan padrinos y se le pasea por el hogar en el que se encuentra, y después de todo el acto, se brinda con bizcochuelo, vino u otra bebida.

Los asistentes cantan, rezan y entonan coplas pidiéndole al Niño Dios por la salud, unión, paz y la reconciliación.(Foto cortesía)

Su tradición es netamente andina, debido a la presencia de los agustinos en los Andes venezolanos desde el siglo XVII, pero se ha extendido a algunos lugares de los llanos y el centro de Venezuela. En Mérida se celebra en Tovar, Santo Domingo y Mucuchíes.

En Trujillo se conmemora en el municipio Juan Vicente Campo Elías, Boconó y otros lugares del estado. En Táchira en pueblos como La Fría, Capacho, Michelena y Rubio.

La tradición y adoración

En medio de la festividad, el Niño es robado por un vecino y se realiza un recorrido en su búsqueda. Se encienden velas con música y quien lo consiga se lleva al pesebre. La imagen es cargada por padrinos, se pasea en pañuelos blancos y la Virgen María y San José acompañan el regreso de Jesús

Cuando está en su portal, los dueños de la casa que consiguieron la imagen, ofrecerán a los niños presentes comida, golosina y la fiesta se extiende durante todo el día.

Lee también: Nacimiento del niño Jesús: Una historia familiar hecha tradición

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más leído
HOY

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -

Relacionadas
más

- Publicidad -