La leyenda oscura del Cerro de las tres cruces

La leyenda oscura del Cerro de las Tres Cruces

La leyenda oscura del Cerro de las tres cruces

La leyenda oscura del Cerro de las Tres Cruces. Imagen del IG de Katherin Rojas.

 

La joven Katherin Rojas muestra en su cuenta de IG fotografías del Cerro de las Tres Cruces y a sus pies la imponente ciudad colombiana de Cali cuya leyenda oscura te contamos:

 

Después de haber sido expulsado de Cartagena, el Buziraco llegó a Cali,​ y extendió su poder por el cerro durante los siguientes 300 años desde la fundación de ésta.

Al llegar a la ciudad dos frailes franciscanos, Fray Juan y Fray Vicente Cuesta, desde la Real Audiencia de Quito, oriundos de Quito o Cuenca, rápidamente se mezclaron con la aristocracia y la política del sector. Fray Juan llegó a ser rector del Colegio de Santa Librada, logrando cierta fama por ello e incluso a tener roces con la comunidad por esa causa.2

 

Por esa época, en el año de 1837, Cali se vio inmersa en una ola de terror causada por múltiples muertes, la viruela, el dengue, la lepra, la prostitución, incendios, plagas y la falta de cosechas.

​ El demonio se dejaba ver por los cielos como la figura de un murciélago gigantesco o como la sombra del diablo.

Fue así que, el 3 de mayo de 1837, los dos hermanos subieron en procesión llevando tres cruces de guadua adornadas con flores y ramas, con la idea de exorcizar al Buziraco por orden de la Arquidiócesis de Cali.

​ Cuando las tres cruces fueron implantadas, una voz profunda surgió del cerro maldiciendo la ciudad.​ Los dos monjes continuaron cada 3 de mayo subiendo al cerro para renovar las cruces que mantenían cautivo al demonio hasta el año de 1850, pues en 1851 debieron abandonar la ciudad por haberse entrometido demasiado en política, los dos hermanos se dirigieron entonces hacía Santa Rosa de Ocopa en el Perú.

La liberación del Buziraco

Luego de la partida de los hermanos Cuesta, las procesiones continuaron de la mano de Fray Damián Gonzáles, quien continuó bendiciendo y llevando las cruces de guadua a la cima del cerro. Luego de la muerte de éste, los habitantes del barrio Santa Rosa recolectaban fondos cada año para financiar la procesión.

Estas nuevas procesiones eran ambientadas por la banda Palo Alto, que recorría las calles con la procesión y luego todos en caravana subían hasta el cerro, cuando aún no existía camino alguno, en un ánimo de festejo y alegría.

La tradición siguió más o menos igual, aunque con mucho menos fervor que en los tiempos iniciales, hasta que el 7 de junio de 1925 un terremoto de 6,8 en la escala de Richter sacudió la ciudad.

Este temblor se atribuye a la liberación del Buziraco, quien tumbó las cruces de guadua y derribó otras iglesias de la ciudad; de esta forma el ancestral demonio retornó a la ciudad con fuerza renovada.

Reconstrucción de las Tres Cruces

Al acercarse la celebración del cuarto centenario de la ciudad, y cien años desde que los hermanos cuesta ubicaron las primeras tres cruces de guadua, el Padre Marco Tulio Collazos realizó la iniciativa para construir las Tres Cruces en hierro y cemento.

La cruz central se comenzó a construir el 26 de mayo de 1937 y se finalizó el 31 de diciembre de ese año.Para su construcción se gastaron 30.000 litros de agua y el precio total fue de 10 000 COP$ de la época; el ingeniero encargado fue Argemiro Escobar, y el maestro de obra fue Luis Felipe Perea. La obra completa se concluyó el 6 de enero de 1938 con las otras dos cruces, atrapando finalmente al Buziraco.

Wikipedia​

 

La leyenda oscura del Cerro de las tres cruces. Imagen del IG de Katherin Rojas

La leyenda oscura del Cerro de las Tres Cruces. Imagen del IG de Katherin Rojas