Jacinto Convit persiste en la memoria

Jacinto Convit persiste en la memoria

Jacinto Convit García (Caracas, 11 de septiembre de 1913– 12 de mayo de 2014) fue un reconocido médico y científico venezolano, conocido por desarrollar la vacuna contra la lepra. Recibió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica de 1987.

Nació en Caracas, en la populosa parroquia de San José, el 11 de septiembre de 1913, hijo de madre venezolana, Flora García Marrero, y un español de origen barcelonés, de nombre Francisco Convit Marti, naturalizado venezolano. De la misma forma, falleció a los 100 años de edad en su ciudad natal el 12 de mayo de 2014.

El Doctor Jacinto Convit era un hombre de ciencias que siempre tuvo claro su enfoque humanista de la medicina. Se dedicó a curar las enfermedades más temibles y olvidadas de los pueblos, y a la atención integral del paciente. Se abocó a educar y trabajar en equipo, siendo un ferviente creyente de la importancia de capacitar nuevas generaciones.

Entre sus innumerables logros, cabe mencionar varias creaciones: las vacunas contra la Lepra y Leishmaniasis, la Red Nacional de Dermatología Sanitaria, el Instituto de Biomedicina, y los avances en una propuesta de autovacuna para el cáncer de mama. Desde los años cuarenta tuvo la visión de desarrollar tratamientos basados en inmunoterapia, estimulando el sistema inmune del paciente para combatir las enfermedades.

Lo más destacado de su trabajo lo desarrolló en el campo humanitario. Se dedicó con esmero a ayudar a los enfermos y más desatendidos de nuestra población, para brindarles calidad de vida, mejores condiciones y oportunidades. Fue un ser humano sencillo y humilde, que siempre buscó defender el derecho humano a la igualdad, y a la no discriminación.

“A tres años de la creación de la Fundación, de la cual el Dr. Convit fue co-fundador, seguimos trabajando vigorosamente para dar continuidad a sus investigaciones y proyectos, que es el mayor homenaje a su legado, manteniendo la esperanza de seguir aportando a la salud de las personas enfermas y más necesitadas”, expresó Ana Federica Convit, Secretaria General de la Fundación.

“Nuestro tiempo, recursos y energía, están totalmente dedicados a continuar su obra, a través de un inmenso esfuerzo y gracias al apoyo de diversas instituciones y empresas”, agregó Ana Federica.

Los múltiples reconocimientos que recibió en vida, tanto en Venezuela como en el resto del mundo, fueron una manera de destacar su labor, dejando ver que impactó a millones de seres humanos más allá de nuestras fronteras.

Hoy día, más que héroe por su excepcional labor, el Doctor Jacinto Convit, nos deja un legado de valores y enseñanza de profundo amor al prójimo, sacrificio, valentía, dedicación, constancia, humildad y sensibilidad, como fórmula para lograr el éxito y desarrollo como sociedad.

 

Noticia al Día/Nota de prensa