El Camlb inauguró “La Fitoestética Mirada de Sergio Garrido”

El Camlb inauguró “La Fitoestética Mirada de Sergio Garrido”

Artista junto a su obra. Foto cortesía Camlb.

Como parte de la programación para dar inicio al año 2017, el pasado domingo 19 de febrero, se inauguró la exposición “La Fitoestética Mirada de Sergio Garrido”, en la Sala Alternativa del Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez.

Con 12 obras de mediano formato, realizadas con las técnicas al óleo y acrílico, el joven artista plástico Sergio Garrido, formado en los Talleres de la Escuela Superior de Arte Neptalí Rincón de la Secretaría de Cultura y en la Facultad Experimental de Artes de la Universidad del Zulia, agradeció al Camlb por la oportunidad dada para mostrar su trabajo artístico. “Para este año tengo muchos planes y proyectos con mi trabajo plástico; estoy muy agradecido con toda la gente de este espacio cultural, icono del Zulia”, expresó.

El periodista y crítico de arte Alexis Blanco, dio sus palabras durante la inauguración: “Sergio Garrido Ricoveri suele intentar caminar sobre las aguas del Coquivacoa, que ha intentado pintar durante la larga noche de su imaginación incendiada y trasmutada en esta docena de pinturas que habilitan espacios para comprender este dialogo que él mismo intenta develarnos a través de objetos suyos (nuestros), pintados según tradiciones y técnicas vinculadas, según el caso, con los fauvista y alimentado con ciertos matices surrealista que involucran de parte del espectador una regia y honesta liturgia, un particular modo de plantearse ante cada cuadro y permitir que el artista nos conduzca hacia sus sagrados reinos, más allá de la voluntad de poder y concebidas todas ellas así como su obra total, en tanto un artilugio que enciende la imaginación y alimenta las ganas de volar con semantes confines. Sergio posee una herramienta fundamental para poder efectuar esos milagros el carece de miedo ante cualquier circunstancia de la vida terrenal y se declara en constante movimiento de identidad ontológica y cosmogónica”.

Artista plástico Sergio Garrido junto al crítico Alexis Blanco.

El Poeta Laurencio Zambrano, escribió para la exposición:
“Cuando niño
la rosa y el árbol
eran los universos de mis ojos.

Los pájaros y el agua eran retazos de mi cuerpo.
Todas las cosas estaban en mi caja de creyones,
no conocía las cosas sin color.

Nunca imaginé que estos versos míos fuesen la réplica estética —panóptica y microscópica— del cuerpo y alma vegetal de Sergio Garrido, artista integral, quien a sus 26 años y acertadas lecturas, optó por la transparencia y la inocencia: prístino Estado de Gracia desde donde dibuja y colorea su fabulario e imaginario vegetal. Si los mamíferos y las aves fuésemos vegetales, (¿o si, Sergio?) de seguro, las deidades serían omnisciente auyamas, ubicuos cotoperíes o rutilantes arrecifes donde danzan los corales y las algas al ritmo del bongó y las caracolas de la eternidad. Las criaturas (caritas) candorosas —a veces terribles— de Sergio Garrido son parte de la poética mirada fitoestética que lo habita, acompañada por el variopinto Horror vacuis de floras y humedales que erigen el contorno para que sus figuras ejerzan sus rituales y se expresen sin pudores sobre el plano. Hace pocos días, viendo con asombro y regocijo su prolífica obra pictórica, le pregunté sobre el origen de sus pinturas y tejidos. Sergio tomó su flauta dulce y tocó una inefable melodía que solo pude definir como un tedeum politeísta tocado por un arrendajo. Y como si fuera poco, me contó que en sus asiduas excursiones ecológicas por la Sierra de Perijá había conversado con una chamana Barí que lo convenció —y de qué manera— de que las frutas y las matas eran gente. Lo abracé y bendije. Le dije, dogmáticamente convencido: si las aves pintaran, pintarían como tú. Gracias Sergio por ahuyentar mis soledades, por darle a mi alma tus prójimos y parentelas vegetales. “

Noticia al Día