Asombroso: El corazón de un hijo de María Antonieta estuvo guardado en un cofre de cristal en una iglesia de Francia

Asombroso: El corazón de un hijo de María Antonieta estuvo guardado en un cofre de cristal en una iglesia de Francia

Corazón

 

Un 19 de Abril de 2000,  el investigador belga Jean-Jacques Cassiman y el alemán Ernst Brinckmann, prueban mediante análisis de ADN, que el corazón que se conserva en la basílica de Saint-Denis de un niño que murió el 8 de junio de 1795 en la prisión de Temple de París, pertenecía a Luis XVII, hijo de Luis XVI y María Antonieta.

Luis Carlos de Borbon y Habsburgo-Lorena mejor conocido como Luis XVII (Palacio de Versalles, 27 de marzo de 1785 – Prisión del Temple, París, 8 de juniode 1795) ostentó el título de duque de Normandía1785-1789 y fue rey titular de Francia y de Navarra entre 1793 y 1795.

El diario La Nación sobre el tema relata: «Paris en plena Revolución Francesa, el pequeño delfín fue encarcelado junto con sus padres, Luis XVI y María Antonieta, que poco después fueron enviados a la guillotina. El ahora rey Luis XVII, de apenas ocho años, quedó solo en la prisión del Temple, mal alimentado, desatendido y, por largos lapsos, a oscuras.

Hasta allí, los historiadores concuerdan. Lo que sucedió después ha dado pie a muchas polémicas. Según la versión tradicional, Luis XVII murió de tuberculosis a los diez años, con el cuerpo plagado de tumores y sarna. Sin embargo, hubo quienes afirmaron que ese niño era un impostor: en algún momento, el verdadero rey había sido rescatado del Temple por sus partidarios.

La disputa engendró más de cien pretendientes al trono. Uno de ellos, Charles-Guillaume Naundorff, murió en Holanda en 1845; su lápida sepulcral reza: «Aquí yace el rey de Francia». Los expertos hablan de varias docenas de supuestos descendientes directos.