Sigue la violencia en Nicaragua: Dos muertos y decenas de heridos en medio de llamado de Daniel Ortega a la paz

Sigue la violencia en Nicaragua: Dos muertos y decenas de heridos en medio de llamado de Daniel Ortega a la paz

Al menos dos muertos y decenas de heridos dejaron este viernes ataques de fuerzas del gobierno en la ciudad de Masaya y en una universidad de Managua, mientras el presidente Daniel Ortega abogaba en un acto público por la paz en Nicaragua.

Los dos muertes -un policía y un civil- ocurrieron en el barrio Monimbó, en el sur de Masaya, “atacada con armas de alto calibre” por las fuerzas de Ortega, afirmó Álvaro Leiva, de la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos (ANPDH).

“Hubo bastante resistencia, se les respondió con bombas de contacto (artesanales) y morteros. Tenemos un caído del pueblo y un policía que murió en el ataque“, declaró a la AFP un dirigente opositor en Monimbó por teléfono, pasado lo más cruento del enfrentamiento.

En Managua, policías y paramilitares tenían sitiada, bajo constante ataque, la iglesia Divina Misericordia, donde están refugiados decenas de estudiantes que estaban atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

Unos 15 jóvenes se encuentran heridos, dijo a periodistas locales un médico que los acompaña. Escenas dramáticas se difundían en las redes sociales: “Vinieron todos con armas de fuego, a matar”, aseguró un joven en la iglesia. “No podemos salir, estamos acorralados”, gritó otro.

“Por favor ayúdennos”, “Aquí morimos todos”, “Mamá, perdóname, lo hice por mi patria”, dicen jóvenes desesperados en varios videos que circulan en las redes, en los que se oyen ráfagas y se ve a muchachos agachados detrás de las trincheras.

Los ataques ocurrieron durante una jornada de paro laboral opositor, el segundo en tres meses de protestas contra Ortega que dejan unos 270 muertos, unos 2.000 heridos y medio millar de detenidos.

“Es urgente que cesen de inmediato los ataques que en este momento suceden en Monimbó, Masaya, contra estudiantes de la UNAN y la Iglesia”, escribió en Twitter la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió a las autoridades dejar entrar a la Universidad a expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El “camino a la paz”

Mientras se registraba el ataque en Monimbó y zonas aledañas, Ortega culminaba el recorrido de una caravana de seguidores que no pudieron entrar a ese aguerrido barrio de Masaya, donde pobladores están atrincherados en resistencia al gobierno.

A bordo de una camioneta rodeada de escoltas, Ortega, junto a su esposa Rosario Murillo, fue en caravana de Managua a la rebelde Masaya, 35 km al sur, para contrarrestar el paro laboral con que la oposición presiona su salida del poder.

“Invitamos a todos (…) a que tomemos el camino de la paz que es el único que nos va a dar tranquilidad“, exhortó Ortega frente a la estación de policía de Masaya, fuertemente custodiado entre antimotines encapuchados y policías, con quienes se tomó fotografías.

La caravana conmemoró el histórico “repliegue”, una gesta guerrillera previa al triunfo de la insurrección popular que, encabezada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979.

Los opositores acusan a Ortega de desatar una feroz represión contra las protestas y crear una dictadura con su esposa, marcada por la corrupción y el nepotismo.

 

AFP