Raiza Corredor: “El arte es espiritualidad y manifiesta nuestra presencia en el mundo”

Raiza Corredor: “El arte es espiritualidad y manifiesta nuestra presencia en el mundo”

Raiza Corredor, docente de la Escuela de Artes Plásticas “Neptalí Rincón”. Foto cortesía Secretaría de Cultura.

«Desde muy niña dibujaba en el patio de mi casa. En un área de tierra inmensa y, con un rastrillo, hacía líneas paralelas. Según mis padres, demostraba una paciencia china, porque –además- era muy callada. Creo que aprendí a hablar a los 20 años, porque era muy ensimismada”.

Raiza Corredor, docente de la Escuela de Artes Plásticas “Neptalí Rincón”, nacida en Maracaibo el 31 de diciembre de 1954, cuenta su vida como hija de artesanos humildes, quienes trabajaban en telares y junto con otros familiares que habitaban en Mérida, Barquisimeto y San Felipe vinieron a probar suerte en esta tierra caliente y buscaron un espacio en las comunidades para enseñar su oficio.

Desde los 14 años se dedique a trabajar y aprender con gente muy humilde. Gracias a este contacto tomó conciencia de la memoria emocional, elemento que introducen en el arte y sus manifestaciones. El semiólogo Víctor Fuenmayor, de La Universidad del Zulia y profesionales de otras naciones, en el año 2002 dictaron en Maracaibo cátedra acerca de cómo el cuerpo tiene que involucrarse con el arte.

Y durante ese evento uno de los especialistas la “llevó” hasta el momento de su nacimiento. “Fui prematura y debido a eso durante 5 meses estuve en una incubadora. Recuerdo que cuando tenía 8 años experimenté una sensación de ahogo y esa experiencia la reviví durante el taller. Introduje un cilindro en mi boca y sentí dificultad para respirar. Entonces y como resultado de un análisis del profesional de la semiología, entendí las huellas que en mí memoria emocional dejó esta situación. Comprendí que debemos colocarnos en el zapato de los demás, para entender sus situaciones. Cuando no me agrada algo me tomo mi silencio y respeto el silencio de los demás, entiendo que en ese proceso andamos todos”.

Esta artesana –Raiza prefiere esta definición- expresa un amor desmedido por lo que hace desde 1995, cuando ingresó a la Escuela de Artes Plásticas “Neptalí Rincón”, donde inició un trabajo -a tiempo completo- con niños y niñas en el Taller Infantil de Arte Integral (TIAI). En esta escuela se reencuentra con Humberto González “Pandi” y Consuelo Bustos. Junto con “Pandi” viajó hacia algunas ciudades para dictar talleres y cursos para artesanos.

Secretaría de Cultura del Gobierno del Zulia

Noticia al Día