Martes 25 de junio de 2024
Al Dia

Profesora de preescolar donará parte de su hígado para este chiquito tan hermoso

Un día, Carissa Fisher estaba navegando por Facebook cuando se topó con una publicación que le rompió el corazón: Uno…

Profesora de preescolar donará parte de su hígado para este chiquito tan hermoso
Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Un día, Carissa Fisher estaba navegando por Facebook cuando se topó con una publicación que le rompió el corazón: Uno de sus antiguos alumnos de preescolar, Ezra Toczek, necesitaba urgentemente un trasplante de hígado.

“Vi en el Facebook de su madre que buscaban un donante de hígado y vi su grupo sanguíneo”, cuenta Fisher, de 20 años. El grupo sanguíneo de Ezra –O positivo– coincidía con el suyo. “Si puedo ayudarle, no voy a quedarme aquí sentada viendo cómo se pone peor”, dice Fisher. “Ni siquiera me lo pensé dos veces”.

Sin decírselo a la familia de Ezra, Fisher empezó a investigar si sería una buena candidata para el trasplante de hígado del niño de 5 años. No quería dar esperanzas a nadie hasta que supiera que funcionaría.

Fisher conoció a Ezra en 2022 en la guardería Precious People de Alden, Nueva York, una pequeña ciudad al este de Buffalo. En aquel momento, Ezra estaba en acogida y tenía problemas de salud, como una enfermedad hepática crónica y retrasos en el desarrollo.

“Tenía muchos problemas médicos y cicatrices en el estómago”, explica Fisher. “Se aferraba a mí. Estábamos muy unidos”. Karen Toczek y su marido adoptaron a Ezra en julio de 2022, después de acogerlo durante casi tres años.

Ezra Toczek, de 5 años, necesita un trasplante de hígado por enfermedad hepática crónica. (Karen Toczek)Ezra Toczek, de 5 años, necesita un trasplante de hígado por enfermedad hepática crónica. (Karen Toczek)

“Nació muy, muy, muy enfermo”, dijo Toczek, de 44 años, explicando que Ezra tuvo un parto traumático y nació con daños en el hígado. Sus padres biológicos no pudieron atender sus necesidades médicas, dijo Toczek, y “lo pusieron con nosotros en acogida a los 7 meses”. Toczek es enfermera diplomada y pensó que ella y su marido podían proporcionar a Ezra los cuidados y el apoyo que necesitaba.

Los médicos dijeron a Toczek y a su marido que algún día necesitaría un trasplante de hígado. Aunque se mantuvo estable durante más tiempo del esperado, en el último año sus síntomas, que iban desde intensos picores a fatiga y cambios de humor, empeoraron constantemente.

En enero, Toczek viajó con Ezra a Nueva York para una consulta médica y, un mes después, lo incluyeron en la lista de trasplantes. Toczek tiene el mismo grupo sanguíneo que su hijo, dice, pero el equipo médico de Ezra la disuadió de donar parte de su hígado, ya que es su principal cuidadora.

Donante de hígado coincide en tipo de sangre

“Soy la única que tiene un grupo sanguíneo compatible en el círculo cercano de personas que de otro modo serían elegibles”, dijo Toczek, que tiene siete hijos biológicos, con edades comprendidas entre los 10 y los 22 años.

Ezra y Fisher deben permanecer en Nueva York para su recuperación. (Karen Toczek)Ezra y Fisher deben permanecer en Nueva York para su recuperación. (Karen Toczek)

Toczek recurrió a las redes sociales para intentar encontrar un donante vivo de hígado para Ezra, lo que le permitiría eludir la lista de espera y le daría la mejor oportunidad de recuperarse sin problemas. Nunca imaginó que su profesora de preescolar, de entre todas las personas, se pondría manos a la obra.

“Esto es algo que tengo que hacer”, afirma Fisher, quien, nada más ver la publicación de Toczek en Facebook en marzo, se puso en contacto con el personal de NYU Langone Health, donde Ezra recibe tratamiento.

En marzo se sometió a los primeros análisis de sangre y un mes después viajó a Nueva York para someterse a una evaluación médica completa que incluía una resonancia magnética, un TAC, un electrocardiograma y más análisis de sangre. “No estaba nerviosa”, dice Fisher. “Sólo pensaba: ‘Voy a hacerlo’”.

El 24 de mayo recibió una llamada de NYU Langone Health para comunicarle que había sido aprobada para trasplantar a Ezra parte de su hígado. “Estaba emocionada”, dice Fisher.

En un trasplante de hígado se extirpa el hígado enfermo y se sustituye por una porción de hígado sano. Fisher donará a Ezra alrededor del 30% de su hígado, que volverá a crecer hasta alcanzar su tamaño normal poco después de la operación. La parte del hígado de Fisher trasplantada a Ezra también crecerá hasta alcanzar su tamaño normal.

La madre de Ezra, Karen Toczek, lo adoptó después de tres años en acogida. (Karen Toczek)La madre de Ezra, Karen Toczek, lo adoptó después de tres años en acogida. (Karen Toczek)

Existen riesgos tanto para el donante como para el receptor, como infección de la herida, complicaciones del conducto biliar y formación de tejido cicatricial. La tasa de éxito de los trasplantes de hígado de donante vivo ronda el 90%.

El día después de que Fisher supiera que era compatible, ella y su madre se presentaron en casa de Ezra para sorprenderle a él y a su familia con la buena noticia. Llevó peluches, globos y un cartel hecho a mano que decía: “¡Ezra! ¿Quieres compartir mi hígado?”.

Los Toczek se quedaron estupefactos.

“Fue lo más inesperado”, dijo Toczek, que rompió a llorar cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando. “Es tan increíble… parece una locura pensar que alguien pasaría por todo eso por el hijo de otra persona”.

Fisher dice que no tiene dudas sobre su decisión. “Estoy feliz de poder ayudarle”, dijo. “Fue muy emotivo”.

Lo más destacado fue la adorable reacción de Ezra. “Ezra se volvió hacia su familia después de que su madre le explicara lo que estaba pasando, y dijo: “¡Va a compartir su hígado conmigo! Va a hacer que me sienta mejor”, dijo Fisher. “Fue lo más tierno”.

El estado de Nueva York exige un periodo de reflexión de dos semanas para los donantes vivos de hígado adulto, que para Fisher terminó el 7 de junio. Dijo que espera programar sus cirugías para finales de julio.

Fisher espera que su historia inspire a otros a salir de su zona de confort y ayudar. (Karen Toczek)Fisher espera que su historia inspire a otros a salir de su zona de confort y ayudar. (Karen Toczek)

Ezra deberá permanecer en Nueva York durante tres meses tras la operación, y Fisher tendrá que quedarse al menos un mes para ser controlada. La madre y la tía de Fisher serán sus cuidadoras durante su recuperación, que implicará una estancia de una semana en el hospital, citas de seguimiento y algunas restricciones para levantar peso durante los primeros meses.

Hay páginas GoFundMe para Fisher y Ezra para ayudar a cubrir los gastos de viaje y alojamiento. “Sabía que los gastos serían muchos. He estado ahorrando dinero”, dijo Fisher. “He recibido mucho apoyo de todo el mundo. Estoy emocionada y lista para partir”.

Ezra también está preparado, dice su madre. Después de la operación, siempre que todo salga bien, se espera que lleve una vida normal y sana. Tendrá que pasar desapercibido tras la operación y acudir a citas periódicas de seguimiento durante aproximadamente un año para asegurarse de que su nuevo hígado funciona bien. También tomará varios medicamentos que irá dejando poco a poco, según su madre.

“Es un gran alivio no tenerlo pendiente”, dijo Toczek.

Además de recuperar la salud de Ezra, Fisher tiene otro objetivo: “Quiero animar a la gente a que no tenga miedo de salir de su zona de confort y ayudar a los demás”, afirma. “Espero que lean esta historia y se sientan inspirados”.

Lea también: El "Puma" agradece a Dios y comparte su alegría por seis años de vida después de su trasplante de pulmón

(c) 2024, The Washington Post

Temas:

Noticias Relacionadas