- Publicidad -
viernes, octubre 7, 2022
23.1 C
Zulia

Los niños afganos que trabajan en los hornos de ladrillos: Impactantes imágenes

- Publicidad -

Tras la caída de la economía en el país, muchas familias tuvieron que sacar a sus hijos de la escuela y llevarlos a trabajar para poder alimentarlos. Crece el número de menores en estas condiciones

El número de niños que trabajan en Afganistán está creciendo constantemente.

Nabila trabaja 10 horas o más al día, realizando el pesado y sucio trabajo de envasar barro en moldes y acarrear carretillas llenas de ladrillos. A los 12 años, ha estado trabajando en fábricas de ladrillos la mitad de su vida ahora, y probablemente sea la mayor de todos sus compañeros de trabajo.

Las condiciones en los hornos son difíciles incluso para los adultos.

Ya alto, el número de niños que trabajan en Afganistán está creciendo, impulsado por el colapso de la economía después que los talibanes tomaron el país y el mundo cortó la ayuda financiera hace poco más de un año.

Las condiciones en los hornos son difíciles incluso para los adultos.

Una encuesta reciente de Save the Children estimó que la mitad de las familias afganas han puesto a los niños a trabajar para mantener la comida en la mesa a medida que se desmoronaban los medios de subsistencia.

“No podemos pensar en otra cosa que no sea el trabajo”.
- Advertisement -

En ninguna parte es más claro que en las muchas fábricas de ladrillos en la carretera al norte de la capital, Kabul. Las condiciones en los hornos son difíciles incluso para los adultos. Pero en casi todos ellos, niños de cuatro o cinco años trabajan junto a sus familias desde temprano en la mañana hasta el anochecer en pleno verano.

Las agencias de ayuda dicen que la cantidad de niños que trabajan en Afganistán está creciendo desde que la economía se derrumbó tras la toma del poder por los talibanes hace más de un año.

Los niños hacen cada paso del proceso de fabricación de ladrillos. Acarrean bidones de agua, cargan los moldes de ladrillos de madera llenos de barro para ponerlos al sol a secar. Cargan y empujan carretillas llenas de ladrillos secos al horno para cocerlos, luego empujan hacia atrás las carretillas llenas de ladrillos cocidos. En todas partes están levantando, apilando, clasificando ladrillos. Rebuscan entre el carbón ardiendo sin llama que se ha quemado en el horno en busca de piezas que aún se pueden usar, inhalan el hollín y se chamuscan los dedos.

Niños afganos trabajan en una fábrica de ladrillos en las afueras de Kabul, Afganistán, el sábado 20 de agosto de 2022.

Los niños trabajan con una determinación y un sombrío sentido de responsabilidad más allá de su edad, nacidos de saber poco más que las necesidades de sus familias. Cuando se les pregunta sobre juguetes o juegos, sonríen y se encogen de hombros. Sólo unos pocos han ido a la escuela.

Los niños hacen cada paso del proceso de fabricación de ladrillos.

Nabila, la niña de 12 años, ha estado trabajando en fábricas de ladrillos desde que tenía cinco o seis años. Como muchos otros trabajadores de ladrillos, su familia trabaja parte del año en un horno cerca de Kabul, la otra parte en uno en las afueras de Jalalabad, cerca de la frontera con Pakistán.

Muchos de ellos desean regresar a la escuela.
- Advertisement -

Hace unos años, pudo ir un poco a la escuela en Jalalabad. Le gustaría volver a la escuela pero no puede, su familia necesita su trabajo para sobrevivir, dijo con una suave sonrisa.

“No podemos pensar en otra cosa que no sea el trabajo”, dijo.

Imagen de un grupo de niños trabajadores.

Mohabbat, un niño de 9 años, se detuvo por un momento con una expresión de dolor mientras cargaba una carga de carbón. “Me duele la espalda”, dijo.

Cuando se le preguntó qué deseaba, primero preguntó: “¿Qué es un deseo?”

Un niño de 8 años organiza los ladrillos para que se sequen.

Una vez explicado, se quedó callado un momento, pensando. “Deseo ir a la escuela y comer bien”, dijo, y luego agregó: “Deseo trabajar bien para que podamos tener una casa”.

El paisaje alrededor de las fábricas es sombrío y árido, con las chimeneas de los hornos expulsando humo negro y hollín. Las familias viven en casas de barro en ruinas junto a los hornos, cada una con un rincón donde hacen sus ladrillos. Para la mayoría, la comida del día es pan empapado en té.

Un chico de 13 años transporta materiales dentro de la fábrica.

Rahim tiene tres hijos que trabajan con él en un horno de ladrillos, cuyas edades oscilan entre los 5 y los 12 años. Los niños habían ido a la escuela y Rahim, que solo tiene un nombre, dijo que se había resistido durante mucho tiempo a ponerlos a trabajar. Pero incluso antes de que los talibanes llegaran al poder, mientras la guerra continuaba y la economía empeoraba, dijo que no tenía otra opción.

Una niña afgana de 9 años trabaja en una fábrica de ladrillos en las afueras de Kabul.

“No hay otra manera”, dijo. “¿Cómo pueden estudiar si no tenemos pan para comer? La supervivencia es más importante”.

Los trabajadores reciben el equivalente a 4 dólares por cada 1000 ladrillos que fabrican. Un adulto que trabaje solo no puede hacer esa cantidad en un día, pero si los niños ayudan, pueden hacer 1.500 ladrillos por día, dijeron los trabajadores.

El pago que reciben si realizan 1.000 ladrillos es de tan solo 4 dólares.

Según encuestas de Save the Children, el porcentaje de familias que dicen tener un hijo trabajando fuera del hogar creció del 18% al 22% de diciembre a junio. Eso sugeriría que más de 1 millón de niños en todo el país estaban trabajando. Otro 22% de los niños dijeron que se les pidió que trabajaran en el negocio familiar o en la finca.

Las familias realizan en promedio 1.500 ladrillos por día.

Las encuestas cubrieron a más de 1.400 niños y más de 1.400 cuidadores en siete provincias. También señalaron el rápido colapso de los medios de subsistencia de los afganos. En junio, el 77 % de las familias encuestadas informaron que habían perdido la mitad de sus ingresos o más en comparación con el año anterior, frente al 61 % en diciembre.

Una niña afgana de 9 años trabaja bajo la lluvia cerca de una fábrica de ladrillos.

En un día reciente en uno de los hornos, comenzó una lluvia ligera, y al principio los niños estaban alegres, pensando que sería una llovizna refrescante en el calor. Luego se levantó el viento. Una ráfaga de polvo los golpeó, cubriendo sus rostros. El aire se volvió amarillo por el polvo. Algunos de los niños no podían abrir los ojos, pero siguieron trabajando. La lluvia se abrió en un aguacero.

La mayoría abandono la escuela para ayudar a sus familias.

Los niños estaban empapados. A un niño le salía agua y lodo, pero al igual que los demás, dijo que no podía refugiarse sin terminar su trabajo. Las corrientes de la lluvia torrencial excavaron trincheras en la tierra a su alrededor.

Una niña afgana de 4 años duerme después de trabajar en una fábrica de ladrillos en las afueras de Kabul.

“Estamos acostumbrados”, dijo. Luego le dijo a otro niño: “Date prisa, terminémoslo”.

Dos niños ponen arcilla dentro de los moldes de ladrillos.

Noticia al Día / Con información y fotos de AP

Para recibir en tu celular ésta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en el link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

23,848FansMe gusta
738,684SeguidoresSeguir
471,335SeguidoresSeguir
- Publicidad -

Lo más leído
HOY

Avance Digital NAD

Recibe en tu correo las últimas noticias, acontecimientos e información relevante para mantenerte informado y al día.

- Publicidad -

Relacionadas
más

- Publicidad -
- Publicidad -